Curaduría

Bailes Chinos

Colección Bailes chinos del Aconcagua

Durante 2014 el Museo Precolombino ha implementado su Archivo Patrimonial, ofreciendo al público colecciones de materiales audiovisuales que son resultado de las investigaciones del antropólogo Claudio Mercado, vinculado hace más de veinte años al Museo. Este archivo se inició con la Colección Guitarroneros de Pirque, que reúne trescientas horas de filmaciones registradas entre 1999 y 2013, y puede ser consultado en la biblioteca.

Fragmentos de esta colección pueden ser revisados en Colección guitarroneros de Pirque

Durante 2015 comenzó el trabajo para formarla Colección Bailes chinos del Aconcagua, que reúne cerca de quinientas horas de filmaciones realizadas en el valle del Aconcagua (V Región) entre 1992 y 2015. En esta segunda etapa del proyecto se trabajarán cien horas de dicho material.

El trabajo consiste en la organización, la digitalización y la documentación del material, para generar una base de datos de archivos audiovisuales con sus respectivas descripciones y palabras clave. Este material será accesible al público mediante la plataforma audiovisual de la biblioteca del Museo, que permite el rápido visionado y búsqueda del material escena por escena.
Resúmenes audiovisuales de la nueva colección serán subidos al sitio web del Museo. El proyecto incluye asistir a terrenos entre los bailes chinos para registrar fiestas y conversaciones, de manera de seguir incrementando esta colección.

Los bailes chinos son cofradías de danzantes-flauteros que expresan su fe e identidad local en rituales comunitarios. En la V Región de Chile existen varios pueblos de campesinos y pescadores que practican esta tradición, que nace dela fusión de las creencias indígenas prehispánicas y la religión católica y es parte resultante del proceso de mestizaje vivido en el área durante quinientos años. Los bailes chinos son expresión de una profunda religiosidad popular y se desarrollan en el marco de las festividades de vírgenes y santos patronos, siendo parte fundamental de la sociabilidad e identidad de estos pueblos.

En noviembre de 2014, los bailes chinos fueron reconocidos por la UNESCO en París como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Este reconocimiento, el primero que se hace a alguna expresión cultural chilena, establece claramente la importancia de esta tradición.

Claudio Mercado ha realizado una larga investigación con los bailes chinos del valle del Aconcagua. Su trabajo antropológico comenzó en 1992 y continúa hasta la actualidad. Luego de un año de investigación, Mercado fue invitado a participar como chino flautero de un baile, invitación que aceptó y que ha mantenido hasta hoy, siendo chino durante 23 años. Esta situación, anómala para un investigador, lo ha llevado a establecer relaciones de amistad y compañerismo con los chinos que permiten una gran intimidad, espontaneidad y confianza en las filmaciones realizadas. En esta colección existen, por ejemplo, alrededor de cuarenta horas de filmaciones del alférez Luis Galdames, uno de los mejores alféreces de la región, quien se ha negado insistentemente a dejarse grabar por otras personas.

Algunas fiestas registradas son las de Olmué, Caycay, Pachacamita, Petorquita, Pocochay, Puchuncaví, Ventanas, Loncura, Maitencillo, Zapallar, Pucalán, Los Maquis, La Canela, La Quebrada, La Laguna, Valle Alegre, Horcón, Los Maitenes y La Ligua.