Museo

Varinia Varela, arqueóloga registra e investiga colecciones.

trabajo de registro

En 1981, cuando se fundó el Museo Chileno de Arte Precolombino, su colección ascendía a mil piezas, donadas por su fundador Sergio Larraín García-Moreno. Hoy se compone de más de nueve mil piezas, aumento relacionado con diversas donaciones, como por ejemplo la que hicieran Manuel Santa Cruz y Hugo Yaconi en 2011: tres mil piezas de su colección, gran parte de las cuales estuvo en exhibición en el Museo Arqueológico de Santiago.

Varinia Varela, arqueóloga, está encargada del registro de todas las colecciones del Museo. Cada pieza de arte tiene una ficha digital con imágenes captadas desde seis diferentes ángulos, donde se estipula el lugar de procedencia, fecha, cultura, estado de conservación y otros ítems. Es un trabajo arduo que muchas veces requiere de asesorías de expertos para evaluar la autenticidad del objeto y su asignación cultural.

Lo más simple es recibir una donación cuando la pieza viene con su contexto patentado, por ejemplo, si una cerámica es encontrada por un arqueólogo en una tumba, no hay duda de su procedencia. Sin embargo, circulan muchas piezas que no se sabe de dónde provienen y los investigadores les siguen el rastro y las evalúan con diversos procedimientos, según detalla Varinia.

En el caso de la colección de 633 piezas diaguitas del Museo ha sido necesario tener la opinión de diversos profesionales para completar estas fichas con los datos correctos. Entre ellas han colaborado las arqueólogas Paola González, experta en iconografía, y las especialistas en metales, Valentina Figueroa y Elvira Latorre.

Cabe destacar que Varinia y otras colegas del Museo han ganado proyectos FONDART para financiar estos estudios, que permiten catalogar las diversas colecciones. Destacan, entre estos, el estudio de la colección San Pedro de Atacama realizado junto a Cecilia Uribe, Anita Lavín y Valeria Hevia, y la investigación de la colección diaguita realizada junto a Cecilia y Valeria.

“Una investigación básica se puede transformar en una investigación aplicada”, es un fundamento del curador José Berenguer para que este grupo de catalogadoras de la colección proponga como nuevo tema de exhibición la riqueza cultural diaguita desde diversas perspectivas como el diseño, la música y el chamanismo.

Más de cuarenta instituciones en todo el país participarán de Museos de Medianoche 2015

Más de cuarenta instituciones en todo el país participarán de Museos de Medianoche 2015.

Este viernes 23 de octubre el Museo Precolombino participará en Museos de Medianoche, iniciativa que invita a recorrer museos y centros culturales, en horario de 18.00 a 00.00 horas y en forma gratuita.

Cerca de cincuenta museos e instituciones públicas y privadas, en doce regiones del país, abrirán gratuitamente sus puertas el viernes 23 de octubre en horario nocturno, de 18.00 a 00.00 horas.

Se sumarán a la iniciativa nuevos participantes, entre los que destacan, por ejemplo, el Cementerio General, el Museo Santuario del Padre Hurtado, el Museo de Arte Popular Americano de la Universidad de Chile, CorpArtes y el Museo de la Moda, en la Región Metropolitana.

En regiones, destaca la inclusión del Museo Naval de Iquique, el Museo de Historia Natural de San Antonio, el Museo Mapuche de Purén y el Museo de Sitio Castillo de Niebla. El detalle de todas las instituciones participantes, así como de las actividades que ofrecerán al público, puede ser consultado en el siguiente enlace: http://www.museosdemedianoche.cl/667/w3-channel.html

Aplicación Museos de Medianoche

Por segundo año consecutivo, la iniciativa contará con una aplicación desarrollada por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) para dispositivos móviles, que permitirá al usuario consultar la información y las actividades de las distintas instituciones participantes, además de armar su propia ruta, ordenarla por cercanía al evento o por orden alfabético, y compartirla en redes sociales (Facebook y Twitter).

En la Región Metropolitana, la aplicación permitirá además visualizar las paradas de buses Turistik y la ubicación de los bicicleteros de Bikesantiago, entidades que este año colaboran con la actividad. Esta aplicación estará disponible para su descarga desde el lunes 19 de octubre.

Transporte en la Región Metropolitana

En la Región Metropolitana el transporte contará con la participación de Turistik, cuyos buses realizarán recorridos entre las 18.00 y las 00.00 horas con las siguientes paradas: Museo Nacional de Bellas Artes / Museo de Arte Contemporáneo (Sector Bellas Artes); Museo de Artes Visuales (Metro Universidad Católica); GAM (Metro Universidad Católica); Centro Cultural La Moneda (Metro Moneda) y Centro Patrimonial Recoleta Dominica.

Bikesantiago, en tanto, además de disponer de su red habitual de aproximadamente doscientos bicicleteros, ubicados en las comunas de Estación Central, Santiago, Ñuñoa, Providencia, Las Condes y Vitacura, añadirá durante la jornada una estación especial en el sector Matucana. Ello considerando la cercanía con museos y centros culturales como el Museo de la Memoria, Matucana 100, MAC Quinta Normal y el Santuario del Padre Hurtado.

Las personas que no están inscritas en el sistema y deseen realizar su ruta en las bicicletas de Bikesantiago, pueden apuntarse en la página web de la iniciativa hasta las 21.00 horas del 23 de octubre.

Finalmente, la agrupación Bicipaseos Patrimoniales también organizará un recorrido especial para Museos de Medianoche 2015, que se iniciará a las 19.00 horas en el frontis del Museo Nacional de Bellas Artes.

Museo de Media Noche

Mantos de Paracas Necrópolis desde la perspectiva del diseño

not_1

La exposición Mantos Funerarios de Paracas: Ofrendas para la vida, es producida y diseñada por la empresa N.O.T. Integrada por tres arquitectos, la empresa obtuvo el primer lugar en un concurso de museografía convocado por el Museo Chileno de Arte Precolombino para montar esta exhibición que será inaugurada a fines de noviembre de este año.

Presentada junto a Minera Escondida, operada por BHP Billiton, la muestra exhibe una selección de una gran colección de monumentales fardos funerarios de la sociedad Paracas Necrópolis, confeccionados en su mayor parte con exquisitos textiles de gran valor patrimonial. Fueron descubiertos a principios del siglo XX por el arqueólogo Julio C. Tello, en cementerios de la costa sur del Perú.

La colección de textiles que será exhibida junto a otras piezas arqueológicas, pertenecen al Museo Nacional de Arqueología y Antropología e Historia del Perú e Instituto Nacional de Cultura de ese país. Todas ellas constituyen una fuente esencial de información sobre las ideas y creencias religiosas de esta antigua sociedad.

El trabajo de museografía y curaduría tiene como intención presentar esta afamada colección de una innovadora manera, sensibilizando al visitante con el tema del culto funerario y los valores culturales que la sociedad Paracas Necrópolis le atribuía.

Para lograrlo, Ema Dünner, Daniel Ortiz y Lorenzo Fuentes, socios de NOT, experimentan en su taller las ideas para realizar esta exhibición, logrando que el proceso entre el diseño y la construcción vayan de la mano. La mayoría de las veces, crean un prototipo para validar y ver cómo funciona en la realidad. En esta ocasión, han producido maquetas de vitrinas, mesas y una variedad de objetos en su oficina de arquitectura/laboratorio. Allí construyen cada uno de los objetos que estarán instalados en la exposición, evitando la sorpresa de que los elementos proyectados no cumplan su función.

El Proyecto

La idea es que al ingresar a la exposición, el visitante acceda a la información sobre la sociedad que produjo estas notables piezas, el medioambiente en que vivía la población, sus estrategias de subsistencia y sus principales artesanías. Túnicas, ponchos cortos, faldas y otras prendas textiles, además de cerámicas Paracas y otras ofrendas funerarias, serán colocadas meticulosamente en vitrinas construidas cada una con distintos ángulos para así evitar los reflejos de la iluminación. En la segunda parte del recorrido, el visitante observará ocho valiosos mantos funerarios, cada uno dispuesto horizontalmente en una mesa muy liviana de estructura, e iluminada desde el piso con tecnología LED. Esta instalación que ocupa toda la sala, tiene como propósito dar la sensación de que estos enormes mantos funerarios flotan en el espacio de exhibición.

EL FARDO FUNERARIO

Entre 1930 y 1960 un centenar de estos fardos Paracas fueron abiertos e inventariados por los investigadores, sacando a la luz un tesoro oculto sin parangón en el mundo entero. Este proceso fue registrado en 1941 a través de acuarelas realizadas por el dibujante de arqueología Pedro Rojas Ponce. Su trabajo representa un trascendental testimonio sobre cómo enterraban los Paracas a sus ancestros.

Y fue esto precisamente lo que curadores y diseñadores quisieron dejar en evidencia en esta exposición. Para lograr este desafío, N.O.T. fabricó con arcilla un pequeño fardo que luego se escaneó para convertirlo en un mini fardo mediante impresión en 3D. Después de este proceso, se realizó la impresión en plumavit de alta densidad, a escala natural.

El montaje de esta abstracción de fardo estará ubicado en un espacio oscuro entre ambas salas de exhibición. Sobre este objeto se proyectarán en secuencia las acuarelas que enseñan el proceso de apertura de estos fardos funerarios. En este rincón de la exhibición, la museografía intenta que el visitante pueda contactarse sensiblemente con una antigua forma de preparar a los difuntos, con preciosas telas bordadas, con ofrendas de cerámica, objetos de piedra, oro y plumas que los acompañarán a la otra vida.

Santiago septiembre 2015

Érica Ramírez enseña a estudiantes a fabricar un Quipu

erica_ramirez_43

Erica Ramirez, conservadora de textiles del Museo Chileno de Arte Precolombino, enseñó a fabricar un quipu a estudiantes de octavo básico del colegio Hernán Olguín, usando lanas de colores, haciendo torsiones y diferentes tipos de nudos. Los niños se llevaron su trabajo para la casa, donde seguramente sus padres también podrán conocer este ingenioso sistema de contabilidad del mundo prehispánico.

Erica ha realizado trabajos de montaje y restauración de quipus en el Museo desde 1981. Es una gran conocedora de cómo confeccionar este complejo sistema de cómputo y registro narrativo por medio de cuerdas anudadas, que alcanzó su cúspide en el Imperio inka

Erica considera que realizar este taller aporta a la educación de nuestros estudiantes. Sostiene que el aprendizaje de una destreza manual, como tejer un quipu, requiere de diversas habilidades como desarrollar el sentido del tacto y tomar conciencia de conceptos matemáticos al colocar nudos en un lugar específico de cada cuerda, logrando separar los miles de las centenas, las decenas y las unidades.

Antes de realizar este trabajo, los alumnos recorrieron junto a un guía del Museo la sala “Chile antes de Chile”. Ahí aprendieron que la palabra quipu proviene del vocablo quechua, que significa “nudo” y se refiere a un implemento que fue usado por los inkas como el principal instrumento para registrar datos estadísticos de censos, contabilidad tributaria y otras informaciones numéricas. También pudieron apreciar uno de los quipus más grandes del mundo y conocieron la figura del quipucamayoq, funcionario del Estado inka que usaba este instrumento para contar historias y hazañas de importantes personajes del Imperio.

Cabe destacar que esta actividad educativa es parte de un programa implementado por el Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes en conjunto con el Museo Chileno de Arte Precolombino.

(Español) Viceministro de asuntos exteriores de Japón aprecia legado de los antiguos pueblos americanos.

atamaño1

Uto Takashi, viceministro parlamentario de Asuntos Exteriores de Japón, visitó las ocho salas de exhibición del Museo Chileno de Arte Precolombino en un recorrido guiado por Pilar Alliende, encargada del Departamento de Conservación.

Junto a su delegación transitó por la sala Chile antes de Chile, deteniéndose en las vitrinas de momias chinchorro. Al observar estos antiguos cadáveres muy bien conservados, ap

reció una de las primeras manifestaciones complejas para rendir culto a la muerte y a los antepasados. Alliende explicó este proceso de momificación que alcanzó su cúspide en el norte de Chile hacia el 3000 a. C. y que consistía en la extracción de los músculos y las vísceras del difunto, los que eran sustituidos por vegetales, plumas, trozos de cuero, vellones de lana y otros materiales.

En la misma sala, el viceministro nipón pudo observar piezas tan relevantes como el quipu de Arica, considerado uno de los más grandes hasta ahora conocidos en el Tawantinsuyu y cuya función era principalmente reunir y registrar información de interés para el Estado inka.

En las salas del segundo piso, donde se ubica la exhibición permanente “América precolombina en el arte”, el viceministro conoció la diversidad de culturas que habitaron y habitan este continente desde antes de la conquista española. Especial relevancia tuvo la visita a la sala textil, que exhibe significativas piezas de arte resguardadas de la luz y la humedad con los más altos estándares. Alliende señaló que estas piezas se encuentran en excelente estado de conservación debido a la aridez de la América andina y a la falta de luz que existe en las tumbas donde fueron encontrados estos textiles. Por este motivo, las luces de las vitrinas se encienden solo al estar una persona parada frente a esta y las frías luces LED causan el mínimo impacto en la pieza.

Finalmente, la delegación japonesa pudo apreciar importantes textiles teñidos con la técnica de amarras en América precolombina. Este milenario arte de teñir por reserva usando amarras, costuras, dobleces y nudos, se usa en Japón con el nombre de shibor

Colección Bailes chinos del Aconcagua

Bailes Chinos

Durante 2014 el Museo Precolombino ha implementado su Archivo Patrimonial, ofreciendo al público colecciones de materiales audiovisuales que son resultado de las investigaciones del antropólogo Claudio Mercado, vinculado hace más de veinte años al Museo. Este archivo se inició con la Colección Guitarroneros de Pirque, que reúne trescientas horas de filmaciones registradas entre 1999 y 2013, y puede ser consultado en la biblioteca.

Fragmentos de esta colección pueden ser revisados en Colección guitarroneros de Pirque

Durante 2015 comenzó el trabajo para formarla Colección Bailes chinos del Aconcagua, que reúne cerca de quinientas horas de filmaciones realizadas en el valle del Aconcagua (V Región) entre 1992 y 2015. En esta segunda etapa del proyecto se trabajarán cien horas de dicho material.

El trabajo consiste en la organización, la digitalización y la documentación del material, para generar una base de datos de archivos audiovisuales con sus respectivas descripciones y palabras clave. Este material será accesible al público mediante la plataforma audiovisual de la biblioteca del Museo, que permite el rápido visionado y búsqueda del material escena por escena.
Resúmenes audiovisuales de la nueva colección serán subidos al sitio web del Museo. El proyecto incluye asistir a terrenos entre los bailes chinos para registrar fiestas y conversaciones, de manera de seguir incrementando esta colección.

Los bailes chinos son cofradías de danzantes-flauteros que expresan su fe e identidad local en rituales comunitarios. En la V Región de Chile existen varios pueblos de campesinos y pescadores que practican esta tradición, que nace dela fusión de las creencias indígenas prehispánicas y la religión católica y es parte resultante del proceso de mestizaje vivido en el área durante quinientos años. Los bailes chinos son expresión de una profunda religiosidad popular y se desarrollan en el marco de las festividades de vírgenes y santos patronos, siendo parte fundamental de la sociabilidad e identidad de estos pueblos.

En noviembre de 2014, los bailes chinos fueron reconocidos por la UNESCO en París como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Este reconocimiento, el primero que se hace a alguna expresión cultural chilena, establece claramente la importancia de esta tradición.

Claudio Mercado ha realizado una larga investigación con los bailes chinos del valle del Aconcagua. Su trabajo antropológico comenzó en 1992 y continúa hasta la actualidad. Luego de un año de investigación, Mercado fue invitado a participar como chino flautero de un baile, invitación que aceptó y que ha mantenido hasta hoy, siendo chino durante 23 años. Esta situación, anómala para un investigador, lo ha llevado a establecer relaciones de amistad y compañerismo con los chinos que permiten una gran intimidad, espontaneidad y confianza en las filmaciones realizadas. En esta colección existen, por ejemplo, alrededor de cuarenta horas de filmaciones del alférez Luis Galdames, uno de los mejores alféreces de la región, quien se ha negado insistentemente a dejarse grabar por otras personas.

Algunas fiestas registradas son las de Olmué, Caycay, Pachacamita, Petorquita, Pocochay, Puchuncaví, Ventanas, Loncura, Maitencillo, Zapallar, Pucalán, Los Maquis, La Canela, La Quebrada, La Laguna, Valle Alegre, Horcón, Los Maitenes y La Ligua.

Valiosos gorros de la colección del Museo Precolombino, se exhiben en Museo de Antofagasta

001

“Gorros del Desierto de Atacama”, que se exhibirá en el Museo de Antofagasta desde el 6 de agosto hasta el 10 de octubre de este año, es un esfuerzo mancomunado entre el Museo Chileno de Arte Precolombino, la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos y Minera Escondida, que se unen para llevar una muestra de excepcionales tocados arqueológicos a la capital de la Región de Antofagasta.

Son cuarenta y cinco gorros, algunos realizados hace más de tres mil años, parte de una colección del Museo Chileno de Arte Precolombino que, tras un meticuloso trabajo en equipo ha registrado, conservado y estudiado a través de los años. Distingue a “Gorros del Desierto de Atacama” el ser una muestra que va acompañada de un coherente guión curatorial que expresa los conceptos y símbolos que hay detrás de los turbantes, diademas, gorros, cascos, capuchas y bandas cefálicas confeccionados por los habitantes del mundo andino que habitaron en el desierto de Atacama desde hace tanto tiempo.

Los curadores del Museo Chileno de Arte Precolombino han investigado el amplio repertorio de piezas de vestuario- entre estos, los gorros- que están excepcionalmente bien conservados debido a la extrema aridez del clima y a la falta de luz de las tumbas de donde fueron exhumadas. La museografía de esta muestra fue realizada por SUMO, liderada por Luis Sebastián Moro.

Estos estudios dan a conocer que los tocados tenían la función social de representar la identidad étnica, la pertenencia a un género o la posición que el portador ocupaba dentro de la sociedad. Así, los tocados y la vestimenta formaban parte de un verdadero lenguaje que trasmitía identidad, estatus y prestigio.

El recorrido de la exhibición comienza con la Era de los Enturbantados (2000 a.C. – 500 d.C.) caracterizada por complejos turbantes de madejas de lana de camélido, a veces de grandes dimensiones, para seguir con Los Siglos de Tiwanaku (500 – 1000 d.C.) , época de expansión de esa sociedad que produjo importantes cambios sociales, económicos y de tecnología en el norte de Chile. Emblemático de este último lapso es el gorro de cuatro puntas, un tocado de lana de camélido tejido con técnica de nudos que fue usado en vida por los miembros de ese Estado altiplánico. Este tocado los identificaba como miembros de Tiwanaku y los situaba en la escala social de éste. Los de la élite usaban gorros polícromos, mientras que los monocromos y bicromos eran utilizados por individuos de clases sociales más bajas. La Edad de los Guerreros ((1000 – 1400 d.C.) aborda un periodo de beligerancia que se produce en el norte chileno a la caída de los estados dominantes en los Andes, Tiwanaku y Wari. Los arqueólogos han constatado en sus investigaciones que en algunas partes la mayoría de las lesiones que presentan los restos humanos de esta época se encuentran en la cabeza y nariz. Por este motivo, aparecen tocados de protección, como los cascos para la guerra. También aparecen gorros marcadores de identidad local para dejar claro cuál era el origen étnico de cada individuo.

La última parte de la exhibición llamada Bajo el Imperio del Sol, alude a la expansión del Imperio Inka o Tawantinsuyu desde 1400 d.C. hasta la conquista española. En poco más de un siglo, este Imperio abarcó bajo su poder amplias extensiones de territorio, desde el sur de Colombia hasta Chile central. Destacan en estas vitrinas el cintillo aterciopelado o llauto utilizado por la máxima autoridad inkaica, ,y los gorros troncocónicos que distinguieron a los puebos altiplánicos bajo el dominio Inka y que suelen aparecer en el norte de Chile..

Para Patricio Vilaplana, Vicepresidente de Asuntos Corporativos de Minera Escondida esta exposición reconstruye una parte de nuestra historia. “Gorros del Desierto de Atacama” es fruto de una alianza de largo plazo con el Museo Chileno de Arte Precolombino y que, esta vez, nos permitirá acercarnos mucho más a nuestros pueblos originarios mediante el conocimiento de su desarrollo textil. Una muestra de incalculable valor donde podremos apreciar una diversidad de gorros y tocados que simbolizan, de alguna manera, el regreso a su tierra de origen de uno de los tesoros más importantes de los antiguos pueblos precolombinos”.

El director Carlos Aldunate puntualizó que esta alianza que permitió crear la nueva área Chile Antes de Chile en el Museo, consiente hoy que excelentes colecciones arqueológicas sean exhibidas en regiones, colaborando así con la descentralización de la cultura. Por último, puntualizó que esta muestra es parte de un proyecto de rescate cultural iniciado el 2014 por el Museo y BHP Billiton que, a petición de las comunidades quechuas y aymaras de Tarapacá, ha distribuido diccionarios de lengua aymara y textos que rescatan los saberes andinos ancestrales sobre uso de plantas medicinales y técnicas de tejido. Este proyecto contempló también la puesta en valor de la colección de tejidos de Isluga y su posterior exhibición en el Museo Regional de Iquique.

Junto con agradecer a Minera Escondida y el Museo Chileno de Arte Precolombino el brindar a toda la comunidad antofagastina la posibilidad de disfrutar esta relevante exposición arqueológica, el director del Museo de Antofagasta, Ivo Kuzmanic Pierotic, reflexiona que “la apreciación de estas indumentarias cefálicas creadas y utilizadas por los diversos grupos humanos de nuestro desierto nortino en las sucesivas etapas de desarrollo cultural, nos conduce a admirar la creatividad, la maestría y la belleza incorporadas en cada una de las artesanías textiles aquí expuestas. La pervivencia de este ancestral legado patrimonial y la consecuente posibilidad de apreciarlo hoy radica, entre otras razones, en las excepcionales condiciones de extrema aridez del desierto atacameño. Ello nos permite apreciar estos diversos tipos de gorros, los que en su conjunto ofrecen la oportunidad de imaginar la riqueza y la variabilidad cultural de estas sociedades ancestrales que fueron capaces de asumir el desafío de adaptarse y conquistar uno de los territorios más desafiantes de la tierra”.

Serie audiovisual sobre arte mapuche llega a las pantallas de todo Chile

Kuyfi Kimün, serie audiovisual sobre arte mapuche

“Kuyfi Kimün – conocimiento antiguo – Iconografía Mapuche” podrá ser visto en todo Chile por los canales de televisión abierta, regional y de cable que transmiten la Programación Novasur del Consejo Nacional de Televisión.

El Museo Chileno de Arte Precolombino patrocinó y colaboró en contenidos y orientación, junto al Museo Stom y el CNTV de esta una nueva serie documental sobre la historia de artesanos mapuches que viven y trabajan en el wallmapu. “Kuyfi Kimún – conocimiento antiguo – Iconografía Mapuche”, sumergirá al espectador en el origen y sentido de distintos oficios y actividades que desarrollan los descendientes de la cultura Mapuche, para generar objetos de uso cotidiano, elementos ceremoniales o adornos que expresan lo más profundo de su cosmovisión.

Carole Sinclaire investigadora del Museo, que participó en este proyecto educativo, explica que en cada capítulo conoceremos interesantes historias en la voz de sus protagonistas, como la obra del escultor en madera Eugenio Salas y la tejedora Matilde Painemil. Eugenio nos contará sobre la estrecha relación que lo une al pueblo Mapuche y la historia de la machi a la que le confeccionó el que será su “último rehue”. Mientras Matilde, de la comunidad Mariano Lleubul, relatará sus tempranos inicios en el arte del telar y nos presentará su producción de obras textiles con simbología que la conecta con la cosmovisión de su pueblo.

Un viaje al corazón de las tradiciones, la cultura y la historia Mapuche, plasmada a través del diseño y distintas expresiones que le dan el nombre a cada uno de sus capítulos: “Madera”, “Cuero”, “Piedra”, “Plata”, “Textil” y “Cestería”.

Si quieres ver esta nueva serie online o descargarla a tu Tablet visita: www.novasur.cl

Como adelanto te invitamos a conocer el trailer de la serie:

Creativas formas de enseñar la diversidad cultural exponen profesores en taller de capacitación

Profesores capacitados por el área de educación del Museo

Como apoyo a la gestión curricular centrada en la interculturalidad, veinte profesores de colegios municipales con alta matrícula de estudiantes provenientes de diversos países de América Latina fueron capacitados por profesionales del área de educación del Museo.

El propósito fue vincular los contenidos propios de nuestra institución con las materias que ellos enseñan a los alumnos hoy en la sala de clases. Los docentes adquirieron herramientas que ayudarán a los estudiantes a integrar y asimilar como un valor positivo la diversidad y multiculturalidad, una realidad cada vez más presente en nuestro país.

Como parte de este taller, Rebeca Assael junto a Carla Díaz, ambas del área de educación del Museo, impartieron esta experiencia desde dos modalidades: una teórica y la otra en sala de exhibición. A lo largo de seis sesiones, realizaron un recorrido en base a temas concretos junto a los profesores deteniéndose en piezas maestras que permitieron reflexionar sobre diversidad cultural y cómo abordarla en el aula de clases.

En el acto clausura de estos cursos, cada uno de los profesores participantes expuso su investigación -realizada durante esta capacitación- a sus compañeros, a miembros del Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes –CNCA- y a las mediadoras del Precolombino.
Dieron a conocer propuestas pedagógicas que pondrán en práctica con sus alumnos para lograr que los jóvenes y niños aprecien a todos sus compañeros, integrando la diferencia como una experiencia enriquecedora.

La mayoría de las ideas allí explicadas asoció las prácticas precolombinas con la contingencia. Por ejemplo, la Copa América fue relacionada con juego de la pelota mesoamericano (países actuales como México y parte de Centroamérica) y el tejido andino fue unido a experiencias de memoria. También propusieron la realización de ferias de intercambio de productos elaborados por los estudiantes reinterpretando lo prehispánico. Los profesores expusieron creativas ideas para abordar temas como la comida, la música, el paisaje y la revaloración de sitios arqueológicos nacionales.

Cabe destacar que los profesores recibieron un certificado de participación en el Taller América Precolombina y su Diversidad Cultural que presentarán en sus respectivos establecimientos educacionales. Esto fue realizado en un acto presidido por autoridades del CNCA y del Museo Chileno de Arte Precolombino, ambas instituciones comprometidas en este pionero modo de enseñar.

 
 
 
FACEBOOK
Share this