Chupícuaro

02
  • Ambiente y Localización

    Este complejo cultural se localizó en el extremo norte de México, en el área comprendida por los estados de Jalisco, Nayarit, Colima, Guerrero, Michoacán y fundamentalmente Guanajuato. Es una zona con tres tipos de paisajes naturales: mesetas, sierras volcánicas y tierras de pradera. Las dos primeras tienen climas templados y la tercera, semi tropical.

  • Economía

    La economía se basaba en el cultivo de maíz, frijol y calabaza, aprovechando las márgenes de los ríos y las colinas cercanas. Pero también se complementaba con recolección, caza y pesca. Entre los artefactos utilizados para obtener los recursos se encuentran puntas de obsidiana, metates y manos de moler de piedra.

  • Arte

    Caracteriza a esta cultura una cerámica pulida decorada principalmente en negro y crema sobre un fondo rojo con diseños geométricos. Las formas incluyen escudillas con pie cónico, cuencos y, a veces, botellas con asa-estribo. Figurillas humanas multicolores repiten los diseños de las vasijas, presentando rasgos faciales apenas insinuados por el modelado. Las figurillas femeninas más célebres son las de “ojos diagonales”, sin pintura y finamente decoradas con aplicaciones de arcilla al pastillaje, aunque también las hay pintadas de vivos colores. Generalmente se les representa desnudas y con su sexo indicado, pero también las hay ataviadas con complejos tocados y atuendos, y siempre con peinados particulares y diseños en el cuerpo. Estas figurillas son las manifestaciones más tardías de la antigua tradición de representación de mujeres que inauguró la cultura Tlatilco. También produjeron en cerámica flautas, ocarinas, orejeras. Trabajaron el hueso y las conchas para confeccionar diversos ornamentos..

  • Organización Social

    No se tiene mayor conocimiento sobre la organización social de Chupícuaro, pero se piensa que existía especialización en las labores productivas, debido al tipo de economía mixta y al alto grado de desarrollo de la cerámica.

  • Culto y Funebria

    Los muertos eran enterrados en tumbas simples, cavadas entre 1,5 y 2 m de profundidad. Los cuerpos se encuentran extendidos, de espaldas, sin seguir una orientación fija, aunque muchos están alrededor de tecuiles o fogones. Otros están delimitados por bolas de piedra, figurando tumbas incipientes. Junto a los cuerpos se encuentran abundantes ofrendas de cerámica, figurillas, adornos de jade, entre otros. Incluso algunos de los muertos eran acompañados por sus perros, enterrados cuidadosamente, posiblemente con el fin de que los guiara en el más allá. También hay entierros en urnas y casos en que se presentan cráneos aislados y cortados, lo que ha sido interpretado como posibles cabezas trofeo.

  • Patrón de Asentamiento

    Asentaban en aldeas permanentes, con viviendas que se construyen sobre plataformas con revestimiento de piedra y pisos de lodo cosido, formando a veces agrupamientos, como se aprecia en algunos alineamientos de piedra encontrados en la actualidad. No se han detectado estructuras templarias, pero en la localidad de Tlatilco hay indicios de una plataforma de barro que serviría de soporte a un templo, pirámide de material perecible atribuíble a Chupícuaro. Este templo compartía el espacio con una aldea nucleada de viviendas también construidas de material perecible.

  • Historia

    Chupícuaro tiene sus orígenes en la cultura Ticomán, pero se desarrolló entre fines del período Preclásico y comienzos del Clásico. Su cerámica se relaciona con El Arbolillo y Zacatenco y l a presencia del asa-estribo ha conducido a especular conexiones con el norte del Perú, donde ese tipo de asa es común.

Ubicación

Período