Chile

Cazadores Recolectores de Chile Centro-Sur

cazadores recolectores de chile centro sur-700
  • Historia

    Tras los cambios climáticos que siguieron a la última glaciación, estos tempranos colonos de las tierras sureñas debieron desarrollar adaptaciones a los nuevos ambientes lacustres y boscosos. Esto ya había sucedido con sus antecesores paleoindios en Monte Verde, pero tras la extinción de la megafauna estos grupos debieron buscar nuevas formas de subsistencia. Algo más tardíamente, alrededor del 5000 a.C., fue tomando fuerza un nuevo tipo de adaptación focalizada en los recursos costeros, que les entregó la estabilidad necesaria para comenzar un proceso de sedentarización y de colonización de las islas por medio de embarcaciones. A mediados del primer siglo de nuestra era comenzó a cobrar fuerza un nuevo modo de vida hortícola, que conoceremos como cultura Pitrén.

  • Ambiente y Localización

    Habitaron la zona centro-sur de Chile, desde el río Bío Bío hasta el seno de Reloncaví, ocupando los húmedos ecosistemas costeros e insulares y los bosques templados de los valles centrales, las cuencas lacustres piemontanas y los espacios cordilleranos en ambas vertientes de Los Andes.

  • Economía

    Existieron dos grupos de cazadores recolectores especializados y diferenciados entre sí. Por un lado, las poblaciones adaptadas a los bosques templados, a través de un modo de vida cazador recolector, desarrollaron un fuerte énfasis en la recolección de frutos silvestres, complementado con moluscos y peces de agua dulce y caza de animales menores, como el pudú y algunos roedores y aves. Es posible que hayan practicado estrategias de movilidad a nivel de localidad coincidiendo con los ciclos estacionales, así como otras de mayor alcance que los vincularan con zonas costeras y trasandinas. Por otra parte, las poblaciones con una adaptación costera especializada, basada en el consumo de mariscos, peces y mamíferos marinos y terrestres, dominaban técnicas de navegación que les permitieron colonizar exitosamente islas cercanas a la costa, tales como Quiriquina, Santa María y Mocha.

  • Arte

    Los cazadores recolectores fabricaron sus enseres domésticos y herramientas de piedra, madera y hueso: entre ellas destacan dos tipos de puntas de lanza y proyectil, unas de forma triangular y otras de aspecto lanceolado, hechas de obisidiana o vidrio volcánico y basalto, correspondientes probablemente a dos tradiciones culturales diferentes en tiempo y en espacio. Además, confeccionaron collares con cuentas de conchas y colgantes con dientes de animales. El ambiente húmedo poco favorable para la conservación de materiales orgánicos no ha permitido que conozcamos más acerca de este importante aspecto de su cultura.

  • Organización Social

    Se organizaban en pequeñas bandas familiares que se movían estacionalmente por el territorio en busca de sus alimentos. A medida que su economía se adaptó mejor a las condiciones locales, es probable que su movilidad se fuese reduciendo a territorios algo menores.

  • Culto y Funebria

    Existen pocas evidencias sobre la forma en que enterraban a sus muertos. Se sabe que hubo sepulturas individuales y también colectivas, con ajuares diferenciados para hombres, mujeres y niños. En Chan Chan, un sitio costero al norte de Valdivia, se encontró un individuo joven enterrado de lado y en posición muy flectada, cubierto con pigmento rojo y acompañado de conchas marinas, puntas de proyectil y otros instrumentos de piedra, de unos 5300 años de antigüedad. Un enterratorio similar se encontró también en el sitio Piedra Azul, en la costa del seno de Reloncaví. El mismo patrón de entierro y ritual se seguía al parecer con los infantes, a los cuales se enfardaba o amarraba con cuerdas, en posición hiperflectada, y se les asociaba con fogones con presencia de ocre rojo y, en algunos casos, con ajuares consistentes en pendientes de piedra y concha ubicados cerca de sus cabezas.

  • Patrón de Asentamiento

    Los grupos del interior habitaron cuevas y aleros rocosos ubicados cerca de los lagos precordilleranos, en un patrón de alta movilidad. En cambio, en la costa, las condiciones altamente favorables para la obtención de recursos de subsistencia, permitieron el establecimiento de asentamientos aglutinados semisedentarios y ubicados en zonas con recursos de agua estable. Estaban compuestos por tolderías en cuyo interior se emplazaban los fogones delimitados por piedras lajas. Fueron usados en forma recurrente, lo que determinó que se formaran densos conchales a su alrededor. Probablemente, estos grupos formaron redes de asentamiento similares a lo largo del litoral, en base a familias que actuaban como unidades productivas básicas y que en determinadas épocas del año se congregaban en grupos poblacionales mayores.

Ubicación

Período