Chile

Cazadores Marítimos o Canoeros

cazadores-marítimos-canoeros-700
  • Ambiente y Localización

    Habitaron las costas occidentales de Patagonia y Tierra del Fuego, en el extremo sur de Chile, en una región de escarpadas islas, fiordos y canales que comienza en el seno de Reloncaví. El clima es templado frío, con abundantes lluvias a lo largo de todo el año, fuertes vientos y bajas temperaturas. Aquí la cordillera de la Costa se sumerge en el océano Pacífico, generando enormes y escarpados archipiélagos, junto a densos bosques. El desplazamiento continuo a través de este litoral sólo es posible mediante la navegación.

  • Economía

    Los canoeros desarrollaron un patrón de subsistencia de caza y recolección, basando su dieta principalmente en la captura de mamíferos marinos mediante arpones de hueso con puntas de piedra, aunque también cazaban animales terrestres como el pudú y el huemul. La caza de aves litoraleñas, la recolección de mariscos y de recursos vegetales, junto a la pesca de orilla, fueron también actividades importantes. Eran altamente móviles, lo que les permitía practicar una explotación sustentable de los recursos, evitando así la extinción de las especies que consumían. El transporte era casi exclusivamente por agua, para lo que utilizaban canoas construidas con cortezas de árbol o tablas de madera.

  • Arte

    Fabricaban diversos instrumentos con los huesos de los mamíferos marinos que cazaban, a los que agregaban poder mediante la ornamentación con finas incisiones geométricas y a veces zoomorfas. Los dientes de lobos marinos y de zorros eran perforados en su base para elaborar pendientes y collares. Ocuparon las paredes de algunas cuevas para pintar motivos geométricos usando pigmentos rojos, aunque el arte rupestre parece haber sido muy poco frecuente entre los pueblos canoeros australes. Es posible que también hayan utilizado estos pigmentos para pintar sus cuerpos desde muy antiguo, tal como lo hacían al momento del contacto con los europeos.

  • Organización Social

    El núcleo de su sociedad fue posiblemente la familia extensa, que se movía constantemente en sus canoas por los canales australes. Los campamentos deben haber sido ocupados por una o dos familias a la vez, salvo para situaciones especiales en las que se congregaban más personas, como cuando se producía el varamiento de ballenas. La bioantropología ha demostrado que la división del trabajo se basaba en el sexo y la edad, ya que eran sólo las mujeres y los niños quienes buceaban, mientras los hombres probablemente se dedicaban a la caza. Ya en tiempos históricos se conoce que estas divisiones sexuales y etarias eran representadas en la pintura que plasmaban en sus cuerpos, especialmente con ocasión de sus ritos de iniciación.

  • Culto y Funebria

    Existía una alta variabilidad en la forma en que enterraban a sus muertos, siendo común las sepulturas en los conchales o en afloramientos rocosos. Los cuerpos a veces se disponían estirados y otras, sumamente flectados, acompañados de algunos instrumentos y collares o, incluso, sin ningún ajuar. Algunos enterratorios tienen asociados fogatas, quemas y presencia de pigmentos rojos. Ya en tiempos tardíos, en la zona septentrional se acostumbraba depositar los cuerpos al interior de cavernas, con ramas y cortezas como único ajuar. Más al sur se colocaba el cuerpo al interior de la canoa, la que se llenaba de piedras y se lanzaba al mar para que se hundiera. Los primeros europeos en contactarlos señalan que creían en un dios fundador, espíritus intermediarios y antepasados míticos. Entre sus ceremonias más importantes destacaban complejos “ritos de paso” entre las diferentes etapas de la vida, las que con el tiempo fueron tomando algunos elementos de las ceremonias del mismo tipo que practicaban los cazadores terrestres vecinos.

  • Patrón de Asentamiento

    Eran grupos altamente móviles y gran parte de su vida transcurría sobre sus canoas. En tierra ocupaban una y otra vez las mismas playas protegidas, lo que a lo largo del tiempo fue acumulando densos conchales formados con los desechos de los moluscos que consumían. En algunas zonas excavaban levemente estos conchales para establecer sus habitaciones, formando muros con las conchas removidas, aunque en general, las viviendas eran construidas con ramas y cubiertas de pieles para protegerse del frío y viento austral.

  • Historia

    No está muy claro cómo llegaron los primeros cazadores marítimos o canoeros a estas tierras del extremo sur de Chile. Existe una hipótesis de poblamiento marítimo desde Chiloé y otra que plantea un origen terrestre, a partir de la adaptación al medio costero por parte de los cazadores terrestres, en aquellos pocos lugares en que las estepas llegan a los canales del océano Pacífico. Lo cierto es que 6000 años antes del presente comenzaron a aparecer evidencias de este nuevo modo de vida en la región austral chilena, la que presenta claras diferencias culturales con los cazadores terrestres que habitaban las estepas orientales. Pese a las similitudes entre los sitios tempranos de adaptación marítima, existió una variabilidad importante entre las distintas regiones de este vasto territorio, que refleja ciertas diferencias culturales entre los grupos que, con el tiempo, se fueron reforzando hasta dar forma a las distintas etnias canoeras que ocupaban el extremo sur de Chile al momento del contacto europeo: los chonos en Chiloé y las islas Guaitecas; los alacalufes y su parcialidad kawashkar en los archipiélagos situados entre el Golfo de Penas y el estrecho de Magallanes; y los yamana en la costa sur del estrecho de Magallanes y del canal de Beagle.

Ubicación

Período