Aconcagua

02
  • Ambiente y Localización

    La cultura Aconcagua habitó la zona central de Chile, extendiéndose entre el río Aconcagua por el norte, hasta el Cachapoal al sur, aunque su área de mayor concentración fue en la cuenca de los río Maipo y Mapocho. Esta es una región de clima templado, donde en cerca de 100 km se asciende hasta 6000 m de altitud en la cordillera de Los Andes.

  • Economía

    La economía de los grupos Aconcagua estaba centrada en una agricultura de tala y roza, principalmente para la producción de maíz, quinua, porotos y zapallos. La recolección de vegetales silvestres ocupo también un lugar importante, especialmente en el caso de los frutos del algarrobo. La caza proveía de recursos animales, ya que sólo tuvieron ganado a la llegada de los inkas. En la costa explotaron recursos marítimos, especialmente mariscos, los cuales eran llevados hacia el interior.

  • Arte

    La alfarería es lejos la expresión artesanal más conocida de la cultura Aconcagua. Si bien la cerámica utilitaria sin decoración, de color café y superficie alisada con la cual se confeccionaban ollas y cantaros, era la más común, destacan piezas más elaboradas con diseños de color negro sobre la superficie naranja de la arcilla. El decorado es casi siempre lineal formando diseños geométricos, en zigzag, líneas rectas, “triángulos con pestañas” y, especialmente, un típico diseño de aspas denominado “trinacrio”. En su mayoría, estas vasijas corresponden a escudillas con diseños en la superficie exterior. El trabajo en piedra también fue una artesanía importante en este pueblo, mediante el cual fabricaron flautas e insignias de mando llamadas clavas.

  • Organización Social

    Si bien todos los miembros de esta cultura pueden haber reconocido su pertenencia a una misma sociedad, no existieron unidades políticas demasiado extendidas y tampoco hubo marcadas diferencias sociales. El liderazgo estaba basado en el prestigio y, probablemente, no era hereditario, aunque la mayor parte del poder político debió recaer, realmente, en los jefes de familia.

  • Culto y Funebria

    Por lo general se enterraba a los muertos en fosas individuales o colectivas sobre las cuales se construía un montículo de tierra. Esta forma de inhumación en “túmulos” fue descrita por los cronistas, quienes señalaban que los difuntos eran vestidos con sus mejores prendas y depositados juntos con ofrendas de maíz, porotos, semillas, piezas de cerámica y otros objetos como aros de cobre, collares y otros objetos. La ritualidad de este pueblo parece haber dejado su huella hasta el presente en el valle del río Aconcagua. En los actuales Bailes de Chinos -cofradías de pescadores y campesinos que danzan a la Virgen y a los santos patronos- es posible descubrir una serie de elementos que tendrían su origen en esta cultura. Entre estos destaca especialmente el uso de una flauta que produce un sonido muy particular, llamado “rajado”, el cual es el mismo que se encuentra en las flautas arqueológicas Aconcagua.

  • Patrón de Asentamiento

    Las viviendas Aconcagua se ubicaban en las planicies de los valles y en las riberas de los ríos, formando pequeños conjuntos de no más de 10 viviendas. Estas se emplazaban aisladas unas de otras y eran construidas con una combinación de barro, paja y coligües denominada quincha. Probablemente los habitantes de estos pequeños caseríos estaban todos relacionados entre sí por lazos de parentesco. Algunos asentamientos estaban directamente vinculados con la explotación de recursos específicos. Mientras los asentamientos de la costa estaban dedicados especialmente a la recolección de productos marinos, los de la cordillera se relacionaban con la explotación de minas de cobre.

  • Historia

    No se sabe mucho sobre el origen de esta cultura. Presenta muy pocos elementos de continuidad con sus predecesores, los pueblos Bato y Llolleo, aunque no se ha demostrado que haya llegado de otras latitudes. Todo parece indicar que su desarrollo recibió influencias culturales de otras regiones, quizás desde el noroeste de Argentina o el altiplano de Bolivia, como lo sugieren los diseños de su cerámica. Con la llegada de los inkas en el siglo xv , las poblaciones Aconcagua adoptaron muchos elementos culturales, tanto inkaicos como de los Diaguitas, poblaciones que tuvieron su asiento más al norte y que se expandieron hacia este territorio en conexión con el Tawantinsuyu .

Ubicación

Período