COLECCIÓN ÁREA Andes Centrales

Moche

Cabeza de cetro: curandero

Características

Materiales: Metal

Periodo: Intermedio Temprano 100- 800 d.C.

Medidas: 100 mm de alto, 68 mm de ancho

Código de pieza: MCHAP 0483

Ver cultura Moche

Moche I-III.

Muchos objetos Moche, especialmente espátulas, cinceles y tumis eran rematados con sorprendentes representaciones cargadas de símbolos. La figura sentada frente a varios recipientes -uno de los cuales parece ser una botella con asa estribo- presenta varios atributos que hacen recordar a los actuales curanderos de la costa norte del Perú. Una de las similitudes más notables parece ser el ritual medicinal y el uso del cactus “San Pedro”, que contiene un poderoso alucinógeno conocido como mescalina. Al igual que esta figura de cobre, en cuyas espaldas creemos ver dos cactus, los curanderos practican su medicina frente a un “mesa”, un pequeño “altar” construido por objetos cargados de símbolos. En medio de verdaderos trances místicos, estos curanderos acostumbran beber el líquido alucinógeno, producto de la cocción del cactus, y en el estado visionario, que les permite establecer un discurso de presagio y adivinación, curan al paciente. Sin embargo, esta figura de metal sólo es parecida a los curanderos
peruanos. Posee atributos propios, cualidades que le pertenecen y que sólo son relevantes para el pueblo moche que la produjo. La diferencia está en sus ojos. Tienen una forma animal y recuerdan la imagen del búho. Este “curandero” moche se apropia de la cualidad más eficaz de esta ave nocturna, su visión privilegiada. Este “don”natural le permite sobrevivir, desplazarse y cazar en la noche, en total oscuridad. Como el búho, el curandero bajo los efectos de la mescalina puede ver todo y “más allá”, venciendo la ausencia de luz.

Período