Noticias

La diversidad cultural de los pueblos originarios

Cine + Video_700 x 440

Organizada por el Museo Chileno de Arte Precolombino, la 11° Muestra Cine+Video Indígena presentará 50 producciones audiovisuales en 26 salas de exhibición, distribuidas en 17 ciudades de 10 regiones de Chile.

En la 11° Muestra Cine+Video Indígena participan realizadores indígenas y no indígenas de 21 países: Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Guinea, India, Italia, Japón, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y Venezuela, enfatizando en producciones recientes.

VER PROGRAMACIÓN, PELICULAS Y TRAILERS

Entre las decenas de películas, documentales, animaciones y cortometrajes que recorrerán el país, destacan El sueño del Mara’akame de Federico Cecchetti (México), ganadora de dos premios Ariel 2016 a Mejor Ópera Prima y Mejor Banda Sonora, Martirio de Vincent Carrelli, Ernesto de Carvalho y Tatiana Almeida (Brasil), ganadora del premio a Mejor Película en la Competencia Latinoamericana del Festival de Mar del Plata 2016, 500 años de Pamela Yates (Guatemala), seleccionada en el Festival Sundance 2017, Kuyujani envenenado de Alexandra Henao (Venezuela), premiada como Mejor Documental en el Venezuelan Film Festival In New York 2016 y Niñas de Uchituu de Helena Salguero (Colombia), que obtuvo el premio al Mejor Cortometraje Documental en el Montevideo World Film Festival 2017.

Entre las producciones nacionales, destacan Tánana de Alberto Serrano y Cristóbal Azócar, que relata el regreso de un artesano yagán al corazón del archipiélago del cabo de Hornos, Pewmayiñ, del Colectivo de Jóvenes Mapuche Escuela de Cine y Comunicación Mapuche Del Aylla Rewe Budi, Warriache Documental (Gente de Ciudad) de Camila Huenchumil y Mala Junta de Claudia Huaiquimilla, ganadora de los premios a Mejor película en la Competencia Largometraje Chileno del Festival Internacional de Cine de Valdivia 2016 y del Premio del Público y Premio Lycéen de la fiction del Cinélatino Rencontres de Toulouse 2017.

En el Museo Precolombino, la 11°Muestra Cine+Video Indígena contempla conversatorios, una performance y una presentación artística para ahondar en los temas de las exhibiciones junto a expertos, realizadores, artistas y el público. Además, y gracias al apoyo del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), habrá cuatro secciones de cine para niños y escolares, que incluirán el corto de animación 3D Rokunga, el último Hombre Pájaro de Erwin Gómez (Chile) y el documental ¿Con qué sueñas? Libko de Paula Gómez y Mi Chica Producciones, que obtuvo el Premio Especial UNESCO en el Festival Prix Jeunesse 2014, entre otras producciones infantiles.

La recuperación de la lengua, de las tierras y del legado ancestral son temas transversales en todos los filmes de la 11° Muestra Cine+Video Indígena, así como el papel de las mujeres como portadoras de la cultura en las comunidades indígenas. “Nos hemos dado cuenta que una película hecha en África cuenta prácticamente la misma historia, pero con otras palabras, que lo que está sucediendo en el Wallmapu con el derecho a la tierra, al agua y la revitalización de la lengua”, enfatiza Alicia Herrera, directora de la Muestra.

“El objetivo de la Muestra Cine+Video Indígena, una de las más antiguas y con mayor trayectoria del país, es fomentar el respeto hacia los pueblos originarios, promover el acceso al uso de medios audiovisuales y aportar a la difusión de la cultura indígena de América y el mundo”, agrega Claudio Mercado, director de la Muestra y jefe del área de Patrimonio Inmaterial del Museo Chileno de Arte Precolombino.

Cabe destacar que las exhibiciones de la Muestra son gratuitas en todos los recintos de las 17 ciudades del país. La programación completa, fechas, lugares y horarios de presentación se encuentran disponibles en nuestro sitio.

La inauguración de la Muestra se realizará en el Museo Precolombino el lunes 28 de agosto a las 19 horas, con la película El sueño del Mara’akame de Federico Cecchetti (México), ganadora de dos premios Ariel 2016 a Mejor Ópera Prima y Mejor Banda Sonora. Las próximas exhibiciones serán del martes 29 de agosto al viernes 1 de septiembre, con funciones a las 17 y 19 horas, y el sábado 2 y domingo 3 de septiembre, con programación familiar a las 12 y 15 horas y programación para adolescentes y adultos a las 17 y 19 horas. ENTRADA LIBERADA. 

Taller malla anillada andina

Taller-Anillado_700-x-440

Te invitamos a participar en las actividades que ha organizado el área de Educación para el mes de agosto.

El objetivo es acercar los contenidos que expone la institución a diversos públicos, crear instancias de formación integrales y vincular nuestro pasado precolombino con experiencias actuales a través del aprendizaje y desarrollo del trabajo textil de anillado de los pueblos andinos.


Taller malla anillada andina

Las tecnologías textiles de los pueblos originarios de los Andes son de un gran valor no solo por su excelente manufactura sino también por ser el textil un soporte comunicacional en el cual se narra su historia, costumbres y religión, entre otros.

La técnica textil de malla anillada emplea un solo hilo continuo que va enlazándose consigo mismo generando una vuelta y un cruce que se repiten en sentido horizontal. Cada corrida de lazadas se cuelga en la vuelta de la corrida anterior generando una malla. Gorros, tocados y bolsas son piezas que podremos apreciar en la Sala Textil del Museo Precolombino.

En el taller aprenderemos la técnica malla anillada simple tubular listado y malla anillada simple tubular con cambio de color y figura con el fin de confeccionar un artefacto textil.

Taller realizado por Susan Herz, Historiadora del Arte, experta en Técnicas Textiles.

Dirigido a todo público mayor de 15 años, con interés en aprender y desarrollar el trabajo textil de anillado de los pueblos andinos. No se requieren conocimientos previos.

Cupos: 12 personas (máximo).
Duración: 2 sesiones cada taller, 7 horas en total.
Fechas y horarios: Sábado 23 de septiembre de 10:00 a 14:00 y sábado 30 de septiembre de 10:00 a 13:00
Valor: $42.000
Incluye: materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Carla Díaz al correo [email protected]

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ

INSCRÍBETE EN EL TALLER DE MALLA ANIDADA ANDINA AQUÍ

Alicia Herrera, directora de la Muestra Cine + Video Indígena: “Tenemos mucho que aprender de los pueblos originarios”

Alicia-Herrera_700-x-440

En el Día internacional de los Pueblos Indígenas, conversamos con Alicia Herrera, quien junto a Claudio Mercado dirige la Muestra Cine + Video Indígena. Entre el 28 de agosto y el 3 de septiembre en el Museo Precolombino, la 11° Muestra Cine + Video Indígena exhibirá decenas de películas, documentales, cortos y animaciones, para luego viajar por otras ocho regiones del país entre septiembre y noviembre.

¿Por qué surge la idea de crear una muestra de cine y video indígena?

Surge de la necesidad, porque no había espacios ni muestras organizadas que dieran cuenta de lo que se estaba realizando audiovisualmente en Chile sobre los pueblos indígenas. Yo dirigía el cine de la Universidad Católica y me llamaba la atención este tipo de películas, pero me di cuenta de que no había una muestra sobre el tema, sino que sólo exhibiciones esporádicas, entre ellas la del Museo Precolombino. Con el pasar de los años presenté esta idea a la Universidad Católica y creé la primera Muestra. Al año siguiente contacté a Claudio Mercado aquí en el Museo y le pedí material audiovisual, porque aquí hay un acervo audiovisual increíble. Ahí nació nuestro trabajo en conjunto y al año siguiente se sumó la Cineteca Nacional e Ignacio Aliaga se integró al este equipo original trabajando en este proyecto hasta hace 2 años . La Muestra que ahora lideramos abarca el territorio nacional de sur a norte y es una de las más antiguas y con mayor trayectoria.

¿Cómo es el proceso de armar una muestra de cine?

Primero se arma la convocatoria para el año, para que los audiovisualistas de Chile, Latinoamérica y el mundo sepan que existimos. Se crean las bases y se suben a los portales con los que trabajamos, que son Click for festivals y Festhome, en los cuales los directores postulan a todos los festivales que tengan que ver con las películas que están realizando. También tenemos el boca a boca: si sabemos que hay un realizador que tiene un filme interesante, nos contactamos directamente con él. Hacemos un trabajo de varios meses el cual cerramos generalmente en mayo y de mayo a la fecha es el tiempo de empezar a seleccionar.

Recibieron más de 100 películas en esta convocatoria. ¿Cómo las seleccionan?

Es un arduo trabajo. Primero tiene que cumplir requisitos básicos: que sea del tema indígena, que tenga subtítulos cuando son habladas en lenguas originarias y, sobre todo, que sean muy buenas películas. Que tengan buen punto de cámara, que tengan buen sonido, que las historias sean interesantes, que sean diversas y que ojalá sean trabajadas con las comunidades indígenas. También evaluamos el esfuerzo que están haciendo algunas comunidades que han hecho cursos o talleres de cine y que desde ahí han producido películas, historias de ellos mismos que nos parece sumamente interesante poder exhibir. A veces el tema técnico no es el óptimo, pero si creemos que es una película que vale la pena ser difundida, claramente la vamos a elegir.

¿Cuáles son los temas transversales de las películas de esta muestra?

La recuperación de la lengua es un tema importantísimo que está en todas las comunidades del territorio chileno y del mundo. La recuperación de las tierras también es un tema transversal, que sucede aquí mismo en el Wallmapu como sucede en Bolivia, en Paraguay, en el amazonas brasileño. La recuperación del legado ancestral que en algunas comunidades se está perdiendo surge en muchas de las películas que estamos viendo. El papel de las mujeres dentro de las comunidades indígenas también se ve mucho, porque ancestralmente es la mujer la llevadora de la cultura. Una mujer minera, por ejemplo, en una mina de Bolivia, habla sobre su derecho de mujer obrera y minera y el yugo machista que eso conlleva. Hablamos de las mujeres que salen al mundo occidental a educarse universitariamente y luego vuelven porque saben que allí ellas tienen que aportar y también tienen que seguir aprendiendo. Esto está muy latente y eso se agradece, porque es una mirada nueva, fresca y está poniendo en el tapete algo de lo que todos estamos hablando. Seas indígena o no, el tema feminista está en la palestra, en nuestro quehacer, en nuestro hablar diario, en nuestro vivir diario.

Estos temas se repiten en distintos pueblos originarios de Chile, pero también de América Latina y el mundo. ¿Cómo interpretan esto en las películas que han recibido? 

Cada uno puede tener una opinión política al respecto, pero lo que nosotros intentamos hacer en la muestra es que el público vea y se percate de que lo que está pasando en el Amazonas o en África es lo mismo que está pasando en Chile. Estamos mostrando una realidad indiscutible, poniendo en imagen, sonido y movimiento lo que está sucediendo en el mundo. Los temas ecológicos son los mismos, los temas políticos, los de lenguas, los de derechos de las mujeres. Y qué mejor que verlos desde una cultura que tiene mucho que enseñarnos. Tenemos mucho que aprender de los pueblos originarios, de su forma de desarrollo sustentable, su forma de comunidad, su forma de transmitir el conocimiento.

¿Cómo contribuye la Muestra Cine + Video indígena al reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios?

En todos los sentidos. Desde el inicio, toda la Muestra tiene que ver con los derechos de los pueblos indígenas. No es una visión folclórica, es una visión pensada, elaborada, creada desde las mismas comunidades o desde realizadores conscientes que ponen en una película lo que los pueblos merecen y necesitan, que es el derecho a la libre determinación.

Texto y foto: Oriana Miranda

¡Gran venta de libros!

Venta-Biblioteca_700-x-440

Este 6 de agosto, como el primer domingo de cada mes, el museo tendrá ENTRADA LIBERADA. Para celebrar esta ocasión, la biblioteca tendrá una venta especial de libros sobre arte precolombino, arqueología, antropología y literatura infantil, entre otras espectaculares publicaciones.

La venta se realizará de 11:00 a 16:00 horas, con precios que van de los mil a diez mil pesos.

Los puertas del Museo Chileno de Arte Precolombino estarán abiertas de 10:00 a 18:00 horas (sugerimos el ingreso hasta las 17:30), podrán visitar de forma gratuita nuestra exposición temporal Rostros del Norte Grande, las exposiciones permanentes Chile antes de Chile y América Precolombina en el Arte, y si vienen en familia disfrutarán de la Sala Zim, un espacio en el que podrán jugar, explorar y aprender sobre las culturas precolombinas y los pueblos originarios.

Renovación sistema de iluminación

Iluminación_700-x-440

El museo se ilumina

 Estamos trabajando en la renovación del sistema de iluminación en las áreas del segundo piso, incorporando las últimas tecnologías.
Este sistema significa una reducción en el consumo energético, disminuyendo la huella de carbono.
Los invitamos a recorrer y descubrir las otras áreas del Museo abiertas para ustedes.

Estos trabajos se desarrollarán en dos etapas que detallamos a continuación:

Etapa 1 (agosto): Área intermedia y Mesoamérica.

Etapa 2 (septiembre): Área Introductoria, Sur andina y Andes centrales. La Sala Textil cerrará solo por unos días, los que serán informados con anticipación.

Talleres de textil andino y bordado maya

Taller-Bordado_700-x-440

Te invitamos a participar en las actividades que ha organizado el área de Educación para el mes de agosto.

El objetivo es acercar los contenidos que expone la institución a diversos públicos, crear instancias de formación integrales y vincular nuestro pasado precolombino con experiencias actuales a través de la creación de piezas textiles como huipiles, vestuario femenino en Mesoamérica y la cordonería, trenzado y torciones en Los Andes.


Taller de bordado Huipil Maya

Las blusas o vestidos adornados mayas (huipiles) son una parte fundamental del patrimonio textil latinoamericano donde se ven fuertes raíces precolombinas pero también se distingue la influencia Europea y la inclusión de nuevas técnicas textiles. Cada pueblo posee su huipil y se siguen fabricando con mucha dedicación por lo que resulta un objeto de identidad y resistencia cultural. En este taller bordaremos una réplica en miniatura de un huipil Maya Chuj.​

Taller realizado por María Patricia Romero, experta en rescate de técnicas textiles tradicionales.

Dirigido a todo público mayor de 15 años, con interés en textiles, con o sin conocimientos previos en bordado.

Cupos: 13 personas (máximo).
Duración: 2 sesiones cada taller.
Fechas y horarios:
1) Miércoles 23 de agosto de 10:00 a 14:00 y miércoles 30 de agosto de 10:00 a 13:00.  ¡CUPOS AGOTADOS!
2) Sábado 19 de agosto de 10:00 a 14:00 y sábado 26 de agosto de 10:00 a 13:00. ¡CUPOS AGOTADOS!
Valor: $50.000
Incluye: materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas:
Carla Díaz al correo [email protected]

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ  

INSCRÍBETE EN EL TALLER DE BORDADO HUIPIL MAYA AQUÍ 


Taller de Taller Cordones y trenzas andinas 

Las tecnologías textiles de los pueblos originarios de los Andes son de un gran valor no solo por su excelente manufactura sino también por ser el textil un soporte comunicacional en el cual se narra su historia, costumbres, religión, etc.

Debido a las distintas necesidades que presentaba el entorno es que los pueblos andinos buscaron soluciones como las trenzas, cordones y torsiones para ser aplicadas en indumentarias o en terminaciones de vestimentas pertenecientes a las culturas de los Andes, en las cuales el color, la texturas y la gran variedad de diseños juegan un papel fundamental en la creación textil precolombina, piezas que podremos apreciar en la Sala Textil del Museo Precolombino.

En este taller aprenderemos distintos tipos de trenzados y cordones con el fin de utilizarlos en terminaciones de tejidos o darles otro tipo de función tales como accesorios o joyas textiles. ​

Taller realizado por Susan Herz, Historiadora del Artes, experta en técnicas textiles.

Dirigido a todo público mayor de 15 años, con interés en aprender y desarrollar el trabajo textil de la cordonería de los pueblos andinos, con o sin conocimientos previos.

Cupos: 10 personas (máximo)
Duración: 2 sesiones
Fechas y horarios:
1) Jueves 24 de agosto de 10:00 a 14:00 y jueves 31 de agosto de 10:00 a 13:00.  ¡CUPOS AGOTADOS!
1) Sábado 19 de agosto de 14:00 a 18:00 y sábado 26 de agosto de 14:00 a 17:00.  ¡CUPOS AGOTADOS!
Valor: 42.000
Incluye: materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Carla Díaz al correo [email protected]

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ

INSCRÍBETE EN EL TALLER CORDONES Y TRENZAS ANDINAS 

Finalizan con éxito Programas de Capacitación Docente en Interculturalidad

Taller-Educación_700-x-440

Cuando termina un ciclo, vienen de la mano reflexiones y conclusiones del proceso que se vivió. Es de esta forma que terminó el pasado 29 y 30 de junio el Programa de Capacitación Docente en Interculturalidad que realizó el Museo Chileno de Arte Precolombino destinado a los profesores de establecimientos educacionales.

En alianza con el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) de la Región Metropolitana, se convocó a profesores de distintas disciplinas y establecimientos educacionales a interiorizarse y reforzar los contenidos y conocimientos en torno a América Precolombina. El mismo trabajo se realizó de manera paralela con el Área Educativa de la Municipalidad de Santiago, con quienes también se realizó el taller enfocado en profesores de diez establecimientos de la comuna.

La motivación parte en 2015 y se resume en el compromiso del Museo de reforzar la Educación Pública a través de las artes y experiencias concretas de la misma, pensando también en el aumento de estudiantes extranjeros latinoamericanos que encontramos en los distintos establecimientos. De esta forma se ha buscado crear instancias de formación integral para docentes vinculando el pasado precolombino con la realidad que hoy se enfrentan al interior del aula.

En esa línea, para la responsable del departamento de Educación del Museo, Rebeca Assael, esta instancia “nace porque nosotros creemos que tenemos un papel relevante en la Educación Formal, y porque intentamos reforzar la Educación Pública con nuestro patrimonio para que se perciba a América Precolombina ya no desde el paradigma occidental, sino desde una perspectiva propia”, enfatizó.

Mientras que la Coordinadora de los Talleres, Carla Díaz, manifestó que la realización de las actividades implica un compromiso relevante, ya que “hay un dejo en el currículo escolar en los contenidos Americanos, los profesores tienen muchas necesidades y requieren trabajar más. Nosotras como área queremos armar un camino de aporte concreto para los docentes, jóvenes y niños en torno a la incorporación de la diversidad de América y su revalorización, mirando esto como una plataforma que nos permita avanzar al futuro”.

El proceso duró diez sesiones, y los docentes se interiorizaron en conceptos enfocados en América Antigua (Arte, Arqueología, Mesoamérica, Andes Centrales, Tejido y ritualidad, música e identidad, sistemas de comunicación, el Inka, entre otros) y Chile Precolombino (momias chinchorro, urnas funerarias diaguitas y chemamülles, textil mapuche, Inka en Chile y más);  que finalizó con actividades enfocadas en conectar los conocimientos interiorizados con nuevas propuestas, bibliografía y archivo audiovisual.

La voz de los profesores

Conversamos con cuatro docentes, de los cuales dos fueron convocados por el CNCA y dos por la Municipalidad de Santiago, quienes nos contaron sobre sus motivaciones para asistir a esta instancia formativa y las expectativas que enfrentan al llevar a la práctica estos conocimientos en la sala de clases.

Para Solange Reyes, profesora de Historia y Ed. Artística en la Escuela Naciones Unidas de La Cisterna, el proceso ha sido muy positivo porque “a través de esta capacitación, podemos llegar a los niños con conocimientos que promuevan el valor por nuestra identidad ligada al pasado precolombino”.

Por su parte, para Laura Gutiérrez, Profesora Básica con mención en Lenguaje de la Escuela de Colombia del Municipio de Santiago, “el Programa deja la pregunta sobre cómo insertar, cómo transversalizar este contenido con los programas escolares. Aquí vemos el sesgo que tienen los textos escolares y los programas, porque en el caso de los más pequeños cuando se habla de “mi país” se refiere a Chile, pero ¿qué pasa con los otros alumnos? Yo tengo alumnos que son 57% extranjeros y no les puedo decir que digan que Chile es su país. Tengo que hacerle ver cuáles son sus raíces y que las valoren”.

Respecto al cuestionamiento por cómo se pueden implementar estos conocimientos en el aula, teniendo en cuenta que muchos de estos contenidos no tienen representación evidente en el currículum escolar, Pedro Poch Plá, profesor de Historia, Geografía y Ciencias Sociales del Liceo A-13 Confederación Suiza, dependiente de la Municipalidad de Santiago, señaló que “los conocimientos que adquirimos los podemos implementar, haciendo una lectura sobre la pertinencia que estos tienen en las aulas en que nos desenvolvemos, si pasan ese primer examen, entonces los y las profesores podemos hacer gestión del currículum con las interrogantes que desde estos conocimientos se dirigen a la prescripción curricular, y en esa búsqueda podemos ir encontrando algunos aliados de la arquitectura curricular, pero también, dentro de lo que los diseños curriculares ofrecen a cada asignatura, siempre hay algo que tensionar y problematizar”.

“Ahora bien, creo que el gran desafío, es que así como interrogamos y le exigimos al currículum que se actualice en estos términos, y otros más; también es necesario que lo hagamos con la sociedad, para que podamos aprender y valorar, tal como lo hicieron los pueblos precolombinos del mundo andino, que la principal riqueza de nuestra existencia, es nuestra relación recíproca con los otros”, puntualizó.

Finalmente para Virna Galaz, profesora de Historia del liceo Miguel Luis Amunátegui, una de las prioridades en la implementación de los contenidos abordados es “promover una nueva cultura en el aula, la cual considere la interculturalidad no como un problema sino como una valiosa oportunidad. A partir de esto, los contenidos son solo un medio en el cual se pueden generar aprendizajes. En este sentido la propuesta del museo nos abre el espectro de posibilidades para abordar temáticas trasversales que el propio currículo mismo plantea y que muchas veces son dejadas de lado por los docentes al no contar con apoyo para trabajarlas en el aula”.

Texto: Diana Torres
Fotos: Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA).

Andrés Rosales, restaurador: “Con el trabajo de conservación uno va tocando el pasado y lo va viviendo desde la experiencia”

700x220

Más de tres décadas lleva Andrés Rosales trabajando en el laboratorio de Conservación y Restauración del Museo Chileno de Arte Precolombino. Durante todo ese tiempo ha aprendido y entregado su conocimiento, y en la siguiente entrevista nos cuenta sobre sus motivaciones y el trabajo que realiza con gran dedicación.

Con cerca de ocho décadas de arduo trabajo, Andrés Rosales Zbinden ha dedicado 34 años a trabajar en el área de Conservación y Restauración del Museo Chileno de Arte Precolombino. Orfebre de formación, llegó un año después de que Sergio Larraín García-Moreno inaugurara en 1981 el primer museo dedicado al legado de los antiguos pueblos americanos. Desde ese momento hasta la actualidad, solo ha acrecentado su  admiración hacia los antiguos artesanos y sus técnicas de trabajo.

“Para mí es una suerte trabajar con piezas que son patrimonio y pertenecen a tiempos remotos porque pienso: soy uno entre muchos. Con el trabajo de conservación uno va tocando el pasado y lo va viviendo desde la experiencia, porque no es común que los visitantes toquen las piezas, pero nosotros sí. Es importante la conservación porque se escribe la historia, y la historia hay que tener mucho criterio para poder entenderla”, reflexiona.

Pocas veces se escucha que un niño quiere trabajar en orfebrería, más aún si no tiene alguien que lo influya en este quehacer, eso le pasó a Andrés Rosales, quien se crió en un entorno en donde la inspiración hacia el metal llegó por mero interés propio. Cuando era joven entró a una escuela de platería que pertenecía al Estado, la que despareció con los años. Luego de eso, comenzó a trabajar en joyería fina, principalmente con oro y platino.

“Antiguamente, en las décadas del 50 y 60 se podían encontrar en el centro, en una misma cuadra, tres joyerías. Después se redujo un poco el trabajo y con el tiempo vinieron cambios importantes en el país, donde las mujeres no usaban tanto oro, entonces comenzamos a trabajar la plata”, dice.

Al tiempo después vio en el diario un aviso que informaba a los lectores que se realizaría un curso de tres años en museología en el Museo Nacional de Historia Natural. “Allí aprendí a  embalsamar, pero no sentía mucho interés porque seguía en joyería, después supe que en el Museo Precolombino había un cupo como ayudante, pero como voluntario. Estuve un año y ahí fui enganchando porque me di cuenta que habían cosas que podía hacer”, explica.

Eso fue cerca de los años 83 y 84, y para el terremoto de 1985 ya estaba instalado y trabajando en el Museo. “Así me fui quedando, para mí siempre fue interesante y atractivo”, afirma. “El fuerte de este museo era textil, entonces restaurábamos piezas textiles. Después se fue agregando un poco de madera, cerámica y los metales. Cuando llegó la exposición perteneciente a la colección Walter Reccius, me invitaron a tratar esas piezas, y esos fueron los primeros metales que trabajé”, agrega.

Por su trabajo ha estado en contacto con cerca de mil piezas de metal, de ellas las piezas etnográficas representan un 60%, y un 40% arqueológicas, todas pertenecientes a diferentes tiempos de la historia de América Precolombina. Esta experiencia le ha ayudado a determinar la originalidad o plagio de una pieza. “Una cosa es imitar la técnica antigua, y otra es el producto original, porque los artesanos tenían un dominio para trabajar los metales que hoy no existe. El orfebre de hoy tiene otro entorno, otra cultura, aunque no lo quiera, no puede evitarlo porque el conocimiento que ha recibido es muy distinto.”, puntualiza.

Respecto de sus labores cotidianas, asume que uno de los principales factores que afectan su trabajo es el tiempo, ya que “las cosas no solamente hay que verlas en los catálogos, lo ideal es tenerlas y experimentar, así se avanza”, señala.

220x220

¿Qué entendemos por conservación y restauración?

Lo básico es la conservación de las piezas, cuando llega una pieza al museo y dependiendo de su material, si es textil o metal por ejemplo, hay que evaluar si va a ser desinfectado, porque la pieza pasa por una especie de cuarentena. Dependiendo de las condiciones, la pieza va a ser tratada o guardada, eso rige para todas las piezas, por eso son importantes los depósitos. Llega la pieza, se analiza, se le da un número, se evalúa su situación y luego va a un depósito. Este tiene que estar con las condiciones necesarias y en un lugar donde se sepa rápidamente su ubicación. Después viene el proceso de montaje.

¿Cómo se determina la data de la pieza?

En el museo las determinamos con carbono 14, con eso identificamos la mayoría de las veces su fecha de fabricación. En el caso de los metales, no sirve porque el metal no tiene esa particularidad al ser un material inorgánico, entonces se escogen otros caminos. En el caso del cobre se puede determinar por la fórmula de oxidación y en el caso de oro es la técnica de manufactura, las técnicas que se aplican hoy en día son muy distintas a la antigua.

¿Qué nivel de complejidad tiene el trabajo de conservar y restaurar metales?

En nivel de complejidad se simplifica cuando uno va entendiendo el tema de la restauración, yo creo que trabajar con cualquier material es difícil y tienen sus complejidades si no se tiene clara la situación en la que está. Después se va haciendo más factible y simple. Uno después tiene que determinar si es la pieza original, si tiene algunos agregados que se le han puesto, pero eso con el tiempo es rápido. Al principio, no es mucho lo que uno puede ver.

¿Qué elementos afectan y deterioran las piezas?

 En el caso de los metales, la humedad. En el caso de la madera también, sobre todo cuando se traslada un objeto de lugares con mucha humedad a lugares secos, o viceversa. Esos cambios son dañinos, eso hay que estar controlando. La telas también sufren un problema similar, para esos efectos vemos el tema de la luz, por eso las luces en el museo son bajas y hay control de UV e infrarrojo, con eso se mantiene el textil porque el fin es que se mantengan.

¿En qué condiciones se reciben las piezas que llegan al museo?

Generalmente la pieza no llega en perfectas condiciones, puede que algunas sí. Pero nunca destruyéndose totalmente, salvo algún textil con el que hay que trabajar con mucho cuidado en la manipulación. Esto es como una clínica, llegan e inmediatamente se le da tratamiento para que no se siga dañando, y para la manipulación y el traslado, se tiene que buscar la temperatura y la humedad indicada para poder conservar la pieza. Acá conservamos los metales basado en mantener una humedad baja, y después viene la medición de la luz, la estabilidad con la que se pueda manipular sin dañarse.

¿Cuál ha sido la técnica que le ha causado más asombro?

Nosotros estuvimos mostrando una Cabeza de maza y lo interesante que tiene esta pieza es que está vaciado a la cera perdida, que es una técnica que hasta el día de hoy se hace, pero con otros elementos. Para empezar, antiguamente lo hacían con cera de abeja y tallaban con una perfección extraordinaria, al punto de no poder entender cómo lo hacían; y ahora se hace con cera industrial. Ellos trabajaban con hilo de cera de menos de un milímetro.

Hay muchas piezas con ese sistema, se juntan dos hilos de cera y aparece un cordón. Con esos cordones hacen figuritas y después las funden en oro, el sistema es colocar la figura hecha en cera dentro de arcilla, luego la arcilla se calienta y la cera se derrite, desaparece y ese hueco que queda tiene la misma forma de un negativo, entonces se vacía oro derretido y toma forma de la pieza que se quiere hacer.

Nosotros estuvimos mostrando una pieza en el museo, una Cabeza de maza en cobre que tienen una serie de colgajos que sirven para golpear a la maza y obtener un sonido, pero no hemos podido entender cómo las unieron, porque no tiene soldadura. Esas piezas son de la colección del museo, pertenecen a la cultura Chimú, un poco antes de los Inkas, en esa ápoca se hacían muchas piezas y eso lo notamos por la técnica, y porque los óxidos van formando capas y ahí puede ver qué tiempo tiene y la técnica tan compleja que no se hace evidente.

Usted ha mantenido un rol participativo en las actividades de mediación en sala para el aniversario del Museo y para el Día del Patrimonio, ¿cómo evaluaría esta experiencia de estar en contacto con la gente?

Me da la impresión que se rompe un hielo. Cuando viene un visitante chileno o extranjero mira, no pregunta nada y se va. Con estas iniciativas se rompe eso. Comienza un diálogo entre el museo y el visitante que es importante porque no hay una cultura de visitar museos, da la impresión que los guías van a hacer muy catedráticos o el visitante no entiende el tema y para no quedar mal, prefiere no preguntar. Me he dado cuenta que los más chicos son los que tienden a tomar piezas y los grandes no se atrevían, pero al final ellos también las tomaban, interesándose y preguntando.

En el siguiente video podrás ver cómo se realiza la técnica de fundido por cera al vacío que se usó para crear piezas complejas de metal, como relató Andrés Rosales.  Esta animación es un acercamiento a las técnicas empleadas en la elaboración de las piezas de metal obtenidas por fundición.

Texto: Diana Torres.
Foto: Claudio Mercado.

Talleres de tejido andino y mesoamericano

huipil_not

Te invitamos a participar en las actividades que ha organizado el área de Educación para el mes de junio.

El objetivo es acercar los contenidos que expone la institución a diversos públicos, crear instancias de formación integrales y vincular nuestro pasado precolombino con experiencias actuales a través de la creación de piezas textiles como huipiles, vestuario femenino en Mesoamérica y la cordonería, trenzado y torciones en Los Andes.


Taller de cordones y trenzas andinas  ¡Cupos agotados! 

Las tecnologías textiles de los pueblos originarios de los Andes son de un gran valor no solo por su excelente manufactura, sino también por ser el textil un soporte comunicacional en el cual se narra su historia, costumbres y religión, entre otros.

Debido a las distintas necesidades que presentaba el entorno, los pueblos andinos buscaron soluciones como las trenzas, cordones y torsiones para ser aplicadas en indumentarias o en terminaciones de vestimentas pertenecientes a las culturas de los Andes. En ellas el color, las texturas y la gran variedad de diseños juegan un papel fundamental en la creación textil precolombina.

Taller realizado por Susan Herz, Historiadora del Arte, experta en técnicas textiles.

Dirigido a todo público mayor de 15 años, con interés en aprender y desarrollar el trabajo textil de la cordonería de los pueblos andinos, con o sin conocimientos previos.

Cupos: 10 personas (máximo).
Duración: 2 sesiones.
Fechas y horarios: sábado 17 de junio de 14:00 a 18:00 horas y sábado 24 de junio de 14:00 a 17:00 horas.
Valor: $42.000.
Incluye: materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Carla Díaz al correo [email protected]

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ  

INSCRÍBETE EN EL TALLER DE CORDONES Y TRENZAS ANDINAS AQUÍ


Taller de bordado Huipil mesoamericano ¡Cupos agotados! 

Las blusas o vestidos adornados mayas (huipiles) son una parte fundamental del patrimonio textil latinoamericano donde se ven fuertes raíces precolombinas, pero también se distingue la influencia Europea y la inclusión de nuevas técnicas. Cada pueblo posee su huipil y se siguen fabricando con mucha dedicación, lo que resulta un objeto de identidad y resistencia cultural.

Taller realizado por María Patricia Romero, experta en rescate de técnicas textiles tradicionales.

Dirigido a todo público mayor de 15 años, con interés en textiles, con o sin conocimientos previos en bordado.

Cupos: 10 personas (máximo)
Duración: 2 sesiones
Fechas y horarios: Sábado 17 de junio de 10:00 a 14:00 horas y sábado 24 de junio de 10:00 a 13:00 horas.
Valor: 50.000.
Incluye: materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Carla Díaz al correo [email protected]

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ

INSCRÍBETE EN EL TALLER DE BORDADO HUIPIL AQUÍ