Museo

Sheila Hicks, la artista textil más importante del mundo, llega al Precolombino

Baoli_700-x-440

Del 9 de agosto 2019 al 31 de enero 2020, Sheila Hicks, la artista textil más importante del mundo, vuelve a Chile después de cincuenta años con la exposición Reencuentro, presentada por el Museo Chileno de Arte Precolombino y Escondida | BHP.

Amalia Córdova, curadora: “El audiovisual es el medio de mayor alcance e impacto para los temas indígenas”

Amalia_Cordoba_2_700x440

Amalia Córdova es curadora digital del Center for Folklife and Cultural Heritage, especialista del Film + Video Center del Smithsonian’s National Museum of the American Indian en Nueva York y co-directora del Festival de Cine de la Lengua Materna. El martes 11 y jueves 13 de junio, participó en conversatorios de la 13ª Muestra Cine+Video Indígena, profundizando en los alcances del cine indígena y la importancia de su conservación y difusión.

¿Por qué decidiste venir a Chile a participar de la Muestra?

Me da un enorme placer volver a esta Muestra que hemos apoyado como Institución Smithsonian desde sus inicios, trayendo películas de nuestras muestras y circulando la convocatoria. Además, soy de Santiago y trabajé varios años en el Precolombino, así que valoro mucho el esfuerzo por mantener la continuidad de esta muestra y el rol que desempeña en llevar visiones indígenas contemporáneas al espacio tan importante que representa el Museo.

¿Cuál es la importancia de que existan festivales y muestras de cine que releven tanto a los creadores indígenas como a las problemáticas que las poblaciones indígenas enfrentan?

El audiovisual es actualmente el medio de mayor alcance e impacto para estos temas y los medios indígenas llevan tres décadas de desarrollo, impulsados por procesos muy diversos y muchas veces con mínimo financiamiento. Los festivales y las muestras son el espacio principal por donde circula este cine, a menudo de forma gratuita, planteando un modo diferente de relacionarse con este espacio artístico y difundir estos trabajos y luchas. Más allá de dar premios o no, las muestras y festivales ayudan a dar visibilidad y valor al trabajo de los realizadores indígenas y sus colaboradores y crean un espacio para educar y dialogar sobre estas importantes temáticas, idealmente con la presencia de los directores o miembros de la comunidad. Son a menudo temas no cubiertos por la prensa nacional del país que sea y contados por sus propios protagonistas. Esto es crucial para poblaciones cuyas voces no han sido tomadas en cuenta históricamente y que viven procesos de constante amenaza a sus derechos humanos, territoriales y culturales.

Una de las amenazas que enfrentan las poblaciones indígenas es desaparecer. ¿Cómo pueden los museos y espacios culturales contribuir a la conservación y difusión de los saberes y culturas indígenas?

Los medios de comunicación y expresión audiovisual han sido fundamentales en los procesos de imposición cultural sobre los pueblos indígenas, que sin embargo son pueblos vivos y que han resistido infinitos intentos de ser erradicados en forma literal y simbólica desde la llegada de colonos europeos. El cine ha jugado un papel muy grande en fundar las narrativas que intentan justificar esta violencia colonial, pero ahora esta herramienta se está usando activamente para reflejar la multi-dimensionalidad, la contemporaneidad y la diversidad de las culturas originarias, así como expresiones de su propia cosmovisión. Los museos y las muestras de cine permiten presentar todo este “universo audiovisual” a sus públicos. Es un público que quiere saber más, que está abierto a escuchar y que confía en el criterio de las instituciones culturales. De una muestra o festival, las obras viajan a otra. En este caso, al llevar los trabajos en itinerancia, la Muestra de Cine+Video está efectivamente aportando a levantar las voces y visiones indígenas a mayores públicos, educando y despertando interés en comunidades que quizás hasta enfrentan similares situaciones de las que se presentan en los videos, o que de otro modo nunca se hubieran enterado de la existencia y realidad de otros pueblos. Resalto además el enorme valor que tiene el Archivo Audiovisual del Museo Chileno de Arte Precolombino, como espacio público y recurso primordial de estudio y difusión del audiovisual indígena y etnográfico en Chile.

Desde tu experiencia, ¿cuáles son las principales diferencias que han experimentado en el tiempo las formas de contar las historias de las comunidades indígenas y las historias que se cuentan?

Estudio y trabajo curando cine indígena hace varios años y el cambio mayor que veo es que el control sobre la imagen está cada vez más en las manos de realizadores y colectivos indígenas, que acceden a formación audiovisual más integral, ya sea académica o de otro modo, y que a su vez están trabajando más en la lengua materna, de forma muy intencional. Antes se trabajaba en las lenguas nacionales o dominantes casi por necesidad, para que los trabajos circularan fuera del país o llegaran a difundirse en circuitos de cine más masivos. La apuesta por formas narrativas más propias, codificadas dentro del pensamiento y cosmovisión indígena y en lengua propia, representa lo que se la llamado “soberanía audiovisual” y refleja procesos de re-apropiación de narrativas e historias para su intencional difusión a nivel local y global. Es un paso a reclamar lo que pertenece a los pueblos y decidir qué se puede compartir con el mundo y cómo. Y en eso hay una gran y rica diversidad de historial, estilos, géneros y miradas.

Entrevista por Oriana Miranda.

Entrevista a Hans Mülchi, director de Cautivos: “Debemos conocer mejor nuestra historia”

Cine_700-x-440

Hans Mülchi Bremer es licenciado en Historia y Periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es además director de cine documental y estará presentando sus obras CautivosHitorangi, tejedores de constelaciones en la 13º Muestra Cine+Video IndígenaGran parte de mi trabajo está orientado a descubrir la historia oculta, la historia no revelada de los pueblos latinoamericanos, particularmente chilenos, los pueblos indígenas originarios”, afirma.

¿Qué te motivó a convertirte en director de cine documental?

Como estudiante de licenciatura en Historia en la universidad, a través de las lecturas del pasado, descubrí que hay episodios muy dramáticos, hechos que no estaban contados en la historia oficial, que tienen que ver con el proceso de invasión europea, los genocidios, las torturas que sufrían los pueblos que estaban acá. Junto con saber que eso no se conocía, descubrí también historias alucinantes, interesantísimas, que daban cuenta de una vida particular, grandes epopeyas como el caso del líder mapuche Calfucura, que fue un gran guerrero que asoló gran parte de las pampas argentinas. Él es un ejemplo de alguien que existió, que tuvo una vida increíble, admirable, y que es completamente desconocido. Entonces sentí que era muy interesante dar a conocer esto, no solamente por un tema de estética, sino que para que nuestra identidad cuajara. Nuestra identidad como pueblo esta demasiado desperdigada y es necesario aportar con algunas claves para que esto termine por consolidarse.

Es una gran responsabilidad el manejo cuidadoso de estos temas para no caer en un lenguaje puramente estético y casi exótico. ¿Cuáles son las principales preocupaciones a la hora de realizar este tipo de trabajo?

En el cine documental, es trascendental primero tomarse muy en serio el tema de investigar. Cuando digo investigar, no digo necesariamente enfrascarse leyendo libros, sino que conocer a las personas que hacen parte de la historia, de los temas, de las peripecias que a uno le interesa retratar. En este caso, como estamos hablando de sujetos que son un mundo diferente, más activo y, por qué no decirlo, más sabio, hay que ir con mucha humildad, con mucho respeto, entendiendo que cada persona que accede a contar su historia frente a una cámara de cine está ofreciendo una posibilidad a ese realizador, que tiene un valor enorme. Por lo tanto, el realizador debe ir con mucha cautela, humildad y respeto, porque son personas que merecen todo esa consideración y también porque es la única manera de tener resultados, de obtener materiales que puedan ser con contenido sólido, contundente y eficiente para llegar a una audiencia que es el objetivo último, que pienso nunca hay que perder de vista.

¿Cómo el cine documental de esta temática se acerca al público indígena? ¿Hay dificultades a la hora de hacer un mensaje que sea realmente visible para estos pueblos?

Creo que es clave una investigación, una mirada respetuosa y horizontal, que significa no mirar en menos y, al mismo tiempo, reconocer la capacidad de acceder a los mensajes de tan distinta gama que ofrece hoy el mundo contemporáneo. La mayor parte de las personas de los grupos originarios están inmersas en el ese mundo y, por lo tanto, no tienen dificultades en captar los mensajes que se están generando. Incluso se da una situación al revés, en las experiencias de hacer talleres con personas indígenas que tienen una creatividad mucho más desbordada que los cánones tradicionales. Algunos realizadores, realizadoras y estudiosos sostienen que el ámbito la antropología visual es por excelencia donde se está dando la mayor experimentación de lenguaje y por ende el mayor enriquecimiento en el lenguaje cinematográfico y en consecuencia en el cine indígena.

¿Cómo llegaste a concebir e idear el cortometraje Cautivos?

Es una línea de trabajo de hace años, diría prácticamente una obsesión. Es mostrar la desgarradora historia de grupos humanos que son capturados en el sur de la Patagonia chilena-argentina, selk’nam, tehuelches, yaganes y kawésqar, los cuales eran llevados a Europa y exhibidos ante un público que pagaba por verlos como espectáculo. Este hecho esencial y que retraté documentalmente lo hice mediante una investigación bien profunda junto con el historiador Cristian Baez en mi documental Calafate, zoológicos humanos. Después de una década tengo una nueva aproximación, que son nuevos episodios de captura de personas de los pueblos antes mencionados que fueron llevados no solamente a Europa, sino que también a Argentina, Santiago y Punta Arenas. A partir de eso, intentando hacer una renovación de mirada, me planteé por primera vez hacer ficción. Esto significa un esfuerzo muy grande en términos de producción, en cuanto a generar condiciones de escenografía, vestuario, maquillaje y de actuación.

En este sentido, ¿qué es lo más difícil de hacer cine indígena de ficción?

Tuve que sufrir muchísimo para generar un guion que en cinco minutos pudiera contar la historia que cuenta. Eso fue tremendo, de harto trabajo creativo, de mucho sacrificio y penuria creativa. Finalmente pienso que se logró algo interesante. La otra dificultad fueron los elementos materiales de la producción, porque con un bajo presupuesto fuimos a Punta Arenas y ahí se dio también acceso a muchos recursos que son de una gran complejidad y que tuvimos la oportunidad de tener a disposición. El resto de cosas se fue facilitando, porque el equipo humano con el que trabajé era de excelencia. Ahí también tuve mucha suerte y me dejé llevar por la energía del destino, por decirlo de algún modo.

¿Cuál es el principal aporte que hace este cortometraje a la Muestra Cine+Video Indígena y por lo tanto a la causa indígena? ¿Cuál es el mensaje que deja esta obra?

Es muy simple tal vez lo que te voy a decir, pero es simplemente que se conozca algo que fue muy cruento y muy terrible. Aun así, detrás de esa tragedia hay toda una cultura, un grupo de seres humanos que hablaba un idioma, que tenía una belleza particular, una capacidad de sobrevivencia asociada con la que lograban vencer el frío de la nieve y transformar condiciones inhóspitas en una vida bella, con alegría, que tenía todo el valor de cualquier cultura, tal vez mucho más. Lo más importante es que se sepa que eso existió.

¿Cuál es la crítica que harías las instituciones por la poca cobertura, difusión, reconocimiento y educación sobre los pueblos originarios?

Creo que la pregunta es bien atingente a algo que está muy en boga hoy en día, que sería conocer mejor nuestra historia. Es dramático que ante esta necesidad lo que se esté haciendo sea al revés, que la gente conozca menos su historia, a partir de la medida de dejar Historia fuera del currículum como curso obligatorio en tercero y cuarto medio. Me parece que es completamente aberrante.

Cautivos estará siendo presentada el viernes 14 de junio a las 19 horas en la 13º Muestra Cine+Video Indígena en el Museo Precolombino. Posterior a la función habrá un conversatorio con los realizadores Hans Mülchi y Roberto Riveros.

Entrevista por Felipe Cabrera.

Diego Sarmiento, director: “Los verdaderos protectores de la tierra son los pueblos originarios”

entrevista_diegosarmiento_700x440

El director peruano Diego Sarmiento será parte de la 13ª Muestra Cine+Video Indígena, presentando la película Sembradoras de vida (2019) que dirige junto a su hermano Álvaro. El filme, estrenado en el 69° Festival de Cine de Berlín y premiado como Mejor Documental Internacional en el Festival Internacional de Cine Indígena Dreamspeakers Film Festival en Canadá, acompaña a cinco mujeres de los Andes en su lucha por mantener una forma tradicional de trabajar la tierra, ante la amenaza del cambio climático y la industrialización de la agricultura.

¿Por qué decidiste venir a Chile a participar de la 13ª Muestra Cine+Video Indígena?
Anteriormente tuvimos producciones en la Muestra Cine+Video Indígena, como El sueño de Sonia (2015) o Río Verde (2017). Esta última recorrió varias ciudades de Chile como parte de la itinerancia de la Muestra. Este año finalmente podré asistir con nuestra última película Sembradoras de vida, gracias a la gestión de la Muestra y el apoyo de la Embajada del Perú en Chile.

Tu película se centra en las mujeres del mundo andino. ¿Cuál es la relación entre ellas y la tierra?
Inicialmente nosotros queríamos hacer un homenaje a la madre tierra y también a los agricultores que la trabajan. En la cosmovisión andina, la madre tierra o pachamama es mujer. Debido a esto decidimos que las protagonistas también sean mujeres y, como dice una de las protagonistas, tanto la tierra como las mujeres tienen la capacidad de dar vida.

¿Qué fue lo que más te impacto de las historias de Braulia Puma, Brisayda Sicus, Justa Quispe, Eliana García y Sonia Mamani, protagonistas de Sembradoras de vida?
A cada una de ellas las conocimos en lugares y momentos diferentes. Cada una ha tenido diferentes experiencias, viajes y trabajos. Lo que podría unirlas es su respecto, cuidado y cariño que tienen en el trabajo a la tierra, siendo conscientes de trabajarla de manera orgánica, libre de pesticidas, con una ritualidad y respeto que espero que los espectadores también sientan.

¿Qué piensas sobre los discursos que niegan el cambio climático o que invisibilizan la responsabilidad de las grandes empresas?
Los cambios de clima se han dado desde siempre, el asunto es que ha habido un proceso de aceleramiento increíble en las últimas décadas. Actualmente los verdaderos protectores de la tierra son los pueblos originarios que a las grandes empresas extractivas no les conviene que existan. Así, los desplazan, matan o les venden una falsa idea de “desarrollo”.

¿Cuál esperas que sea la reflexión de las personas al ver Sembradoras de vida?
Cada persona tiene una propia valoración a una película y también depende del contexto donde se pase. Es decir, es diferente si se muestra en el campo o en una zona rural que una ciudad o una zona urbana, ya que en el primer caso uno puede sentirse más identificado y verse en la pantalla, pero en el otro podría ser una reflexión de respeto a la naturaleza, al trabajo en el campo, la alimentación y la compra justa (y directa) a los agricultores.

Como parte de la 13ª Muestra Cine+Video Indígena, Sembradoras de vida se exhibirá en el Museo Chileno de Arte Precolombino el miércoles 12 de junio a las 19.25 horas, seguida de un conversatorio con Diego Sarmiento.

Entrevista por Oriana Miranda.

Taller Telar mapuche

La textilería mapuche se remonta a tiempos precolombinos, transformando materiales y diseños a lo largo de los siglos. Esta dimensión cultural heredada por las mujeres de la familia es un lenguaje lleno de significados y contenidos reconocidos por las tejedoras, las que plasman en sus piezas conceptos relevantes de la visión de mundo mapuche.

En el Taller Telar Mapuche, realizaremos un acercamiento a la textilería mapuche desde el relato de Brigida Lincopi Huenupil, maestra artesana que aprendió de su abuela materna el arte del tejido. Las y los participantes podrán conocer las técnicas básicas del tejido incorporando herramientas de esta tradición, pudiendo avanzar en diseños simples.

Cupos: 12 personas (máximo)
Fechas y horarios: Sábado 6 de julio de 10:00 a 14:00 y sábado 13 de julio de 10:00 a 13:00.
Valor: $45.000. Incluye: materiales para tejer (telar no incluido), inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Patricio Weiler al correo pweiler@museoprecolombino.cl

¡CUPOS AGOTADOS!

REVISA EL PROGRAMA DEL TALLER TELAR MAPUCHE

INSCRÍBETE EN EL TALLER TELAR MAPUCHE

Noche en el Precolombino: La iniciativa nocturna que abre el Museo con música en vivo

Noche-precolombina_700-x-440

Innovando en su propuesta programática y apostando a acercarse a públicos nuevos y diversos, las noches del viernes 7 de junio y 5 de julio el Museo Precolombino abrirá sus puertas de 19 a 23 horas con entrada liberada, visitas mediadas y música en vivo. En la primera jornada se presentarán los artistas Daniela Millaleo y Francisco Victoria, más un set de música a cargo de DJ Escobar.

A través de una línea de trabajo permanente, el área de Comunicaciones y Públicos del Museo Precolombino ha generado distintas instancias de programación para familias, adultos mayores y comunidades migrantes e indígenas.

“En esta nueva etapa, el Museo Precolombino se plantea como una institución viva, abierta y diversa. Queremos llevar a la práctica esta declaración de principios, por ello hemos desarrollado distintas instancias de participación y diálogo con nuestro público, buscando nuevas formas de llevar adelante una oferta cultural lo suficientemente atractiva para ser relevantes e imprescindibles en la vida de las personas”, afirma Paulina Roblero, jefa del área de Comunicaciones y Públicos.

Noche en el Precolombino es posible gracias al apoyo de la SCD y refuerza el compromiso fundacional de hacer del Museo un espacio de encuentro, que reconoce y pone en valor la herencia indígena presente en cada uno de nosotros. Extender el horario de apertura busca facilitar el acceso del público que, debido a la falta de tiempo, no puede asistir a actividades artísticas, culturales y patrimoniales.

De igual forma, Noche en el Precolombino pretende activar un circuito en el centro histórico de Santiago, dado el éxito de iniciativas como el Paseo Peatonal Bandera y el Boulevard Gastronómico de Plaza de Armas.

La primera edición de Noche en el Precolombino contará con visitas mediadas por las exposiciones Chile antes de Chile y América Precolombina en el Arte y las presentaciones en vivo de la cantautora mapuche Daniela Millaleo y el artista pop Francisco Victoria. Además, durante toda la noche habrá un set de música a cargo de DJ Escobar. En la segunda jornada, el viernes 5 de julio, será el turno de Niña Tormenta, artista revelación de los premios Pulsar 2018, y el rapero mapuche Waikil.

Este cruce pretende generar un nuevo vínculo con los creadores indígenas y, al mismo tiempo, ser un espacio de difusión de los nuevos artistas.

Las próximas jornadas se desarrollarán a partir del mes de septiembre, con el anhelo de poder incorporar distintos estilos musicales y disciplinas artísticas, como teatro, danza y ciclos audiovisuales.

Por éxito de público se extiende exposición Amerindia

Amerindia2_700-x-440

Después de dos meses de exhibición, Amerindia, la exposición que cautivó a cientos de miles de transeúntes del centro de Santiago e innovó en la forma de exhibir el arte del Museo Precolombino, se extiende hasta el 30 de junio.

Amerindia, exposición del destacado fotógrafo nacional Jorge Brantmayer se extiende hasta el domingo 30 de junio en la fachada y los patios interiores del Museo Chileno de Arte Precolombino.

Amerindia, presentada por el grupo EDF (EDF, EDF Renewables y Citelum), exhibe sesenta retratos de más de tres metros de altura de rostros representativos de los pueblos indígenas de América, que celebran y ponen en valor la identidad mestiza chilena y americana.

“La instalación fotográfica Amerindia es un trabajo muy importante en mi carrera, que merece prolongarse para que mucha más gente tenga la experiencia de visitarla. Es un es un hito que pone al Museo Precolombino a la vanguardia, al usar los muros de su fachada para una exhibición. La gente mira, se fotografía con los rostros enormes que se conectan con los transeúntes, provocan y evocan. He conversado con los peatones y funciona ese dialogo que yo creí que sucedería”, expresa Jorge Brantmayer, ganador del premio Altazor y el premio del Círculo de Críticos de Arte, entre otros reconocimientos a nivel nacional e internacional.

Tras el éxito de Cautivas (2007), Muchedumbre (2011) y Geografía de la piel (2016), en Amerindia Jorge Brantmayer vuelca su mirada hacia los representantes y descendientes de los pueblos indígenas de América que habitan la ciudad de Santiago, retratándolos tal como viven y circulan. “Me interesa compartir estos rostros que contienen misterios e historias que me perturban. Nada hay más interesante para mí que la carretera de la vida impresa en cuerpos y rostros; marcas, accidentes, grietas y abismos que me hablan del ánimo y el deseo de las personas”, explica Brantmayer.

Amerindia estará disponible al público hasta el 30 de junio de 2019 en la fachada del Museo Precolombino (Bandera 361, Santiago).

Taller gorro de cuatro puntas

MCHAP_Taller-2019-Gorro-4-puntas-700-x-440

CUPOS AGOTADOS

La expansión del Estado de Tiwanaku popularizó el uso de un tipo de tocado cuadrangular de lana con apéndices cónicos en cada esquina que ha sido denominado gorro de cuatro puntas. Los hay polícromos con motivos principalmente geométricos y también monocromos o bicromos, en los que la decoración geométrica se logra mediante relieve.

En el Taller gorro de cuatro puntas, impartido por la profesora María Patricia Romero, aprenderás a tejer con aguja la técnica de red anudada, con la cual podrás confeccionar una pequeña réplica de uno de los gorros bicromos que forman parte de la exhibición permanente del Museo Precolombino.

Cupos: 12 personas (máximo)
Fechas y horarios: sábado 22 y 29 de junio y 6 de julio. 1° sesión de 14:00 a 18:00, 2° y 3° sesión 15:00 a 18:00.
Valor: $55.000. Incluye materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Patricio Weiler al correo pweiler@museoprecolombino.cl

CUPOS AGOTADOS

REVISA EL PROGRAMA DEL TALLER GORRO DE CUATRO PUNTAS

INSCRÍBETE EN EL TALLER GORRO DE CUATRO PUNTAS

Muestra Cine+Video Indígena celebra 13 años de trayectoria con exhibiciones gratuitas e invitados internacionales

Cine-Video2_700-x-440

VER PROGRAMACIÓN Y PELÍCULAS

Una variada selección de largometrajes, cortos, documentales y animaciones se exhibirán gratis en 10 regiones de Chile en la selección oficial de la 13ª Muestra Cine+Video Indígena, organizada por el Museo Chileno de Arte Precolombino.

Del 10 al 18 de junio de 2019, la muestra exhibirá en el Museo Precolombino una cuidada selección de 45 filmes, acompañados de  conversatorios, presentaciones de directores, mesas redondas y audiovisuales en progreso. Posteriormente y durante cuatro meses, la muestra recorrerá las regiones de Arica y Parinacota, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Maule, Biobío, Araucanía, Los Ríos, Los Lagos, Aysén, Magallanes y cinco puntos en la Región Metropolitana, siendo una de las itinerancias más extensas que difunden las producciones audiovisuales que abordan únicamente a los pueblos indígenas.

Entre las decenas de películas que presenta esta muestra destacan Sembradoras de Vida, documental estrenado en febrero en el 69° Festival de Cine de Berlín ganador del Premio a Mejor Documental Internacional en el Festival Internacional de Cine Indígena; el cortometraje Darvin del guatemalteco Andrés Rodríguez, que ha obtenido premios y nominaciones en FeciBogota 2018; San Francisco Latino Film Festival 2018 y el 13º Festival Internacional de Cine y Comunicación de los Pueblos Indígenas / Originarios 2018, entre otros, y Aya de Francesca Canepa, film peruano ganador de Mejor Cortometraje Iberoamericano en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara México Film Festival 2017 y del Premio Signis a Mejor Cortometraje en el Festival Cinelatino de Toulouse 2017.

La diversidad que caracteriza la selección cinematográfica de este año estará centrada en temas de género, lenguas indígenas, territorio, medio ambiente, soberanía alimentaria, identidad, derechos humanos, cine experimental, patrimonio fílmico y más.

Las producciones audiovisuales que serán proyectadas este año provienen de diversas partes del mundo, representando a las comunidades o pueblos mapuche, Rapa Nui, aymara, guaraní, misak, quechua, pewenche awajún, huampis, kukama, chanka, lenca, awajún, maya poqomam, kandungos, arhuaco, amahuaca, pastos, qom, sapara, jandiayaku, uitoto, tzotzil y ona, entre otros.

Invitados internacionales

Uno de los hitos más importantes de esta 13° Muestra Cine+Video Indígena es la presencia de invitados internacionales. Por primera vez en Chile, el Museo Precolombino recibirá a Angelo Baca, coordinador de Recursos Culturales de la organización Utah Dine Bikeyah, director y productor del galardonado documental Shash Jaa: Bears Ears (2016), que se presentará el martes 12 de junio a las 19 horas acompañado de una mesa redonda.

Amalia Córdova, curadora digital del Center for Folklife and Cultural Heritage, especialista del Film + Video Center del Smithsonian’s National Museum of the American Indian en Nueva York y co-directora del Festival de Cine de la Lengua Materna también participará de la muestra, en un conversatorio que discutirá los  avances y desafíos en la sostenibilidad del cine indígena, con énfasis en sus archivos y acervos.

Finalmente, con el apoyo de la Embajada del Perú en Chile, se contará con la presencia del director de cine Diego Sarmiento, quien presentará Sembradoras de Vida, documental que narra la historia de cinco campesinas de Cusco y Puno que se aferran a sus tradiciones ancestrales y luchan diariamente por mantener una forma tradicional y orgánica de trabajar la tierra, pese a la amenaza del cambio climático.

La inauguración de la 13ª Muestra Cine+Video Indígena se realizará el lunes 10 de junio a las 19 horas en el Museo Precolombino (Bandera 361, metro Plaza de Armas). Posteriormente, las exhibiciones serán de lunes a viernes a las 17 y 19 horas, en tanto los sábados y domingos habrá funciones de cine con temáticas indígenas para niños y familias a las 12 horas y funciones generales a las 15, 17 y 19 horas.

Las proyecciones de la muestra son gratuitas en todos los recintos a lo largo del país. La programación completa, fechas, lugares, horarios y reseñas se encontrarán disponibles en el sitio web precolombino.cl y en las redes sociales de la muestra @cineindigena.