Museo

Andrés Rosales, restaurador: “Con el trabajo de conservación uno va tocando el pasado y lo va viviendo desde la experiencia”

700x220

Más de tres décadas lleva Andrés Rosales trabajando en el laboratorio de Conservación y Restauración del Museo Chileno de Arte Precolombino. Durante todo ese tiempo ha aprendido y entregado su conocimiento, y en la siguiente entrevista nos cuenta sobre sus motivaciones y el trabajo que realiza con gran dedicación.

 Por Diana Torres A.

Con cerca de ocho décadas de arduo trabajo, Andrés Rosales Zbinden ha dedicado 34 años a trabajar en el área de Conservación y Restauración del Museo Chileno de Arte Precolombino. Orfebre de formación, llegó un año después de que Sergio Larraín García-Moreno inaugurara en 1981 el primer museo dedicado al legado de los antiguos pueblos americanos. Desde ese momento hasta la actualidad, solo ha acrecentado su  admiración hacia los antiguos artesanos y sus técnicas de trabajo.

“Para mí es una suerte trabajar con piezas que son patrimonio y pertenecen a tiempos remotos porque pienso: soy uno entre muchos. Con el trabajo de conservación uno va tocando el pasado y lo va viviendo desde la experiencia, porque no es común que los visitantes toquen las piezas, pero nosotros sí. Es importante la conservación porque se escribe la historia, y la historia hay que tener mucho criterio para poder entenderla”, reflexiona.

Pocas veces se escucha que un niño quiere trabajar en orfebrería, más aún si no tiene alguien que lo influya en este quehacer, eso le pasó a Andrés Rosales, quien se crió en un entorno en donde la inspiración hacia el metal llegó por mero interés propio. Cuando era joven entró a una escuela de platería que pertenecía al Estado, la que despareció con los años. Luego de eso, comenzó a trabajar en joyería fina, principalmente con oro y platino.

“Antiguamente, en las décadas del 50 y 60 se podían encontrar en el centro, en una misma cuadra, tres joyerías. Después se redujo un poco el trabajo y con el tiempo vinieron cambios importantes en el país, donde las mujeres no usaban tanto oro, entonces comenzamos a trabajar la plata”, dice.

Al tiempo después vio en el diario un aviso que informaba a los lectores que se realizaría un curso de tres años en museología en el Museo Nacional de Historia Natural. “Allí aprendí a  embalsamar, pero no sentía mucho interés porque seguía en joyería, después supe que en el Museo Precolombino había un cupo como ayudante, pero como voluntario. Estuve un año y ahí fui enganchando porque me di cuenta que habían cosas que podía hacer”, explica.

Eso fue cerca de los años 83 y 84, y para el terremoto de 1985 ya estaba instalado y trabajando en el Museo. “Así me fui quedando, para mí siempre fue interesante y atractivo”, afirma. “El fuerte de este museo era textil, entonces restaurábamos piezas textiles. Después se fue agregando un poco de madera, cerámica y los metales. Cuando llegó la exposición perteneciente a la colección Walter Reccius, me invitaron a tratar esas piezas, y esos fueron los primeros metales que trabajé”, agrega.

Por su trabajo ha estado en contacto con cerca de mil piezas de metal, de ellas las piezas etnográficas representan un 60%, y un 40% arqueológicas, todas pertenecientes a diferentes tiempos de la historia de América Precolombina. Esta experiencia le ha ayudado a determinar la originalidad o plagio de una pieza. “Una cosa es imitar la técnica antigua, y otra es el producto original, porque los artesanos tenían un dominio para trabajar los metales que hoy no existe. El orfebre de hoy tiene otro entorno, otra cultura, aunque no lo quiera, no puede evitarlo porque el conocimiento que ha recibido es muy distinto.”, puntualiza.

Respecto de sus labores cotidianas, asume que uno de los principales factores que afectan su trabajo es el tiempo, ya que “las cosas no solamente hay que verlas en los catálogos, lo ideal es tenerlas y experimentar, así se avanza”, señala.

Andrés Rosales.

Andrés Rosales.

¿Qué entendemos por conservación y restauración?

Lo básico es la conservación de las piezas, cuando llega una pieza al museo y dependiendo de su material, si es textil o metal por ejemplo, hay que evaluar si va a ser desinfectado, porque la pieza pasa por una especie de cuarentena. Dependiendo de las condiciones, la pieza va a ser tratada o guardada, eso rige para todas las piezas, por eso son importantes los depósitos. Llega la pieza, se analiza, se le da un número, se evalúa su situación y luego va a un depósito. Este tiene que estar con las condiciones necesarias y en un lugar donde se sepa rápidamente su ubicación. Después viene el proceso de montaje.

¿Cómo se determina la data de la pieza?

En el museo las determinamos con carbono 14, con eso identificamos la mayoría de las veces su fecha de fabricación. En el caso de los metales, no sirve porque el metal no tiene esa particularidad al ser un material inorgánico, entonces se escogen otros caminos. En el caso del cobre se puede determinar por la fórmula de oxidación y en el caso de oro es la técnica de manufactura, las técnicas que se aplican hoy en día son muy distintas a la antigua.

¿Qué nivel de complejidad tiene el trabajo de conservar y restaurar metales?

En nivel de complejidad se simplifica cuando uno va entendiendo el tema de la restauración, yo creo que trabajar con cualquier material es difícil y tienen sus complejidades si no se tiene clara la situación en la que está. Después se va haciendo más factible y simple. Uno después tiene que determinar si es la pieza original, si tiene algunos agregados que se le han puesto, pero eso con el tiempo es rápido. Al principio, no es mucho lo que uno puede ver.

¿Qué elementos afectan y deterioran las piezas?

 En el caso de los metales, la humedad. En el caso de la madera también, sobre todo cuando se traslada un objeto de lugares con mucha humedad a lugares secos, o viceversa. Esos cambios son dañinos, eso hay que estar controlando. La telas también sufren un problema similar, para esos efectos vemos el tema de la luz, por eso las luces en el museo son bajas y hay control de UV e infrarrojo, con eso se mantiene el textil porque el fin es que se mantengan.

¿En qué condiciones se reciben las piezas que llegan al museo?

Generalmente la pieza no llega en perfectas condiciones, puede que algunas sí. Pero nunca destruyéndose totalmente, salvo algún textil con el que hay que trabajar con mucho cuidado en la manipulación. Esto es como una clínica, llegan e inmediatamente se le da tratamiento para que no se siga dañando, y para la manipulación y el traslado, se tiene que buscar la temperatura y la humedad indicada para poder conservar la pieza. Acá conservamos los metales basado en mantener una humedad baja, y después viene la medición de la luz, la estabilidad con la que se pueda manipular sin dañarse.

¿Cuál ha sido la técnica que le ha causado más asombro?

Nosotros estuvimos mostrando una Cabeza de maza y lo interesante que tiene esta pieza es que está vaciado a la cera perdida, que es una técnica que hasta el día de hoy se hace, pero con otros elementos. Para empezar, antiguamente lo hacían con cera de abeja y tallaban con una perfección extraordinaria, al punto de no poder entender cómo lo hacían; y ahora se hace con cera industrial. Ellos trabajaban con hilo de cera de menos de un milímetro.

Hay muchas piezas con ese sistema, se juntan dos hilos de cera y aparece un cordón. Con esos cordones hacen figuritas y después las funden en oro, el sistema es colocar la figura hecha en cera dentro de arcilla, luego la arcilla se calienta y la cera se derrite, desaparece y ese hueco que queda tiene la misma forma de un negativo, entonces se vacía oro derretido y toma forma de la pieza que se quiere hacer.

Nosotros estuvimos mostrando una pieza en el museo, una Cabeza de maza en cobre que tienen una serie de colgajos que sirven para golpear a la maza y obtener un sonido, pero no hemos podido entender cómo las unieron, porque no tiene soldadura. Esas piezas son de la colección del museo, pertenecen a la cultura Chimú, un poco antes de los Inkas, en esa ápoca se hacían muchas piezas y eso lo notamos por la técnica, y porque los óxidos van formando capas y ahí puede ver qué tiempo tiene y la técnica tan compleja que no se hace evidente.

Usted ha mantenido un rol participativo en las actividades de mediación en sala para el aniversario del Museo y para el Día del Patrimonio, ¿cómo evaluaría esta experiencia de estar en contacto con la gente?

Me da la impresión que se rompe un hielo. Cuando viene un visitante chileno o extranjero mira, no pregunta nada y se va. Con estas iniciativas se rompe eso. Comienza un diálogo entre el museo y el visitante que es importante porque no hay una cultura de visitar museos, da la impresión que los guías van a hacer muy catedráticos o el visitante no entiende el tema y para no quedar mal, prefiere no preguntar. Me he dado cuenta que los más chicos son los que tienden a tomar piezas y los grandes no se atrevían, pero al final ellos también las tomaban, interesándose y preguntando.

Espectacular exposición multimedial recrea la vida y costumbres de las culturas del Norte Grande

rostros_not

Minera Escondida, operada por BHP y el Museo Chileno de Arte Precolombino, presentan la exposición Rostros del Norte Grande, un viaje a través del tiempo donde pasado y presente se unen a través de los relatos de los actuales descendientes de los pueblos originarios del norte. La muestra estará abierta al público del 6 de julio al 25 de agosto de 2017, en el Museo Chileno de Arte Precolombino (Bandera 361, esquina Compañía) de martes de domingo de 10 a 18 horas.

                                                                    Detalle, Figuras en las piedras. Ilustración de José Pérez de Arce.

Detalle, Figuras en las piedras. Ilustración de José Pérez de Arce.

La muestra es una espectacular y conmovedora propuesta inédita en Chile, con una instalación digital de alta tecnología que incorpora trece ilustraciones de los pueblos precolombinos con registros en video de sus descendientes actuales sobre sus formas de vida, costumbres y saberes. Es una exhibición multimedia que une tecnología audiovisual con recursos contemporáneos. La exhibición fue premiada en la categoría Museografía y Exhibiciones en la 6ta Bienal de Diseño, que organiza la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos de la Pontificia Universidad Católica y la Facultad de Diseño de la Universidad del Desarrollo.

Esta exposición se enmarca dentro de la alianza de colaboración que sostienen hace más de una década Minera Escondida y el Museo Chileno de Arte Precolombino, que lo ha llevado a producir proyectos culturales de gran relevancia para el país, posicionando al Museo como un referente nacional e internacional en la puesta en valor y difusión y cultura de nuestros pueblos originarios.

Para Carlos Aldunate, Director del Museo Chileno de Arte Precolombino, espera que el contenido de la muestra “deje al público con una enseñanza maravillosa. Verán a los pueblos actuales explicar su historia, es la memoria viva que se une a través de las ilustraciones y registros en video, conectando pasado con presente”.

La muestra llega hasta Santiago, tras su exhibición en Antofagasta y San Pedro de Atacama, debido al fuerte compromiso con los pueblos originarios y con la descentralización, que sostiene el Museo Chileno de Arte Precolombino en sus 35 años de historia, gracias al apoyo que realiza Minera Escondida. Es así como esta muestra temporal del más alto nivel y excelencia, única en su tipo, se presenta en Santiago, relevando la riqueza de la vida y costumbres de las culturas que habitaron la zona y que sigue vigente en manos de sus descendientes, quienes participaron activamente colaborando y compartiendo sus testimonios.

Una muestra inspiradora

El relato de la muestra está compuesto por seis grandes temas exhibidos en seis tótems: Antiguos cazadores; Etnias y aldeas del Norte Grande; Presencia Tiwanaku y chamanes de Atacama; Habitantes de Atacama y la costa; Tiempos de paz, de conflictos y enfrentamientos; y uno dedicado a José Pérez de Arce, artista que realizó las ilustraciones. Estos se proyectarán en animaciones digitales de las ilustraciones con seis relatos actuales de personas Likan  Antai.

Las ilustraciones, creadas en un periodo de treinta años por Pérez de Arce, surgieron de la necesidad de asociar la figura humana con los hallazgos arqueológicos, mostrando recreaciones de la vida prehispánica, todo a través de un exhaustivo trabajo de investigación. En los años noventa, parte de este trabajo fue exhibido en una muestra itinerante llamada Rostros del Chile Precolombino.

En Rostros del Norte Grande, las ilustraciones retratan dos periodos: Arcaico (caza y recolección) y Agroalfarero (inicios de la agricultura hasta la llegada del Inca), esto comprende del 10 mil a.C hasta el momento de contacto con los españoles en 1535. Los testimonios presentados en video, fueron registrados recientemente en la Región de Antofagasta,  en Taltal, El Médano y Cobija, y en San Pedro y alrededores en Quitor, Tulor, Pasojama, Coyo, Peine  y otros ayllus. Cada testimonio recopilado inspirará y encantará al público mostrando, a través de la historia oral del Norte Grande, cómo el legado de nuestros antepasados sigue hoy presente en los pueblos originarios.

Conversatorio: 3 lenguajes para 1 exposición

El miércoles 12 de julio a las 19 horas, se realizará el conversatorio 3 lenguajes para 1 exposición, en el que se abordarán las distintas aristas que componen la muestra Rostros del Norte Grande. A través del trabajo de investigación y creación artística que aportó al desarrollo de una muestra que no tiene piezas en exhibición, expondrá el equipo a cargo de la muestra en el que se establece un vínculo entre el pasado y la memoria de los descendientes actuales: José Pérez de Arce (ilustraciones científicas), Claudio Mercado (registro audiovisual), Rodrigo Tissi (diseño). El conversatorio será moderado por José Berenguer, curador jefe del Museo Precolombino. Entrada liberada, ingreso por orden de llegar hasta completar capacidad.

Galardón a la museografía

La muestra fue premiada en la 6ta Bienal de Diseño, que organiza la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos de la Pontificia Universidad Católica y la Facultad de Diseño de la Universidad del Desarrollo, con el apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA). En la categoría Museografía y Exhibiciones, la exposición fue reconocida por el trabajo del destacado arquitecto, Rodrigo Tisi, quien junto a Pedro Silva, Simón Gallardo, Claudio Mercado, Cecilia Uribe y Pablo Villalobos, diseñó la museografía para exponer los rostros de los pueblos originarios, animando las ilustraciones de José Pérez de Arce, realizada durante los años 1983 y 1997.

Coordenadas:

Muestra Temporal: Rostros del Norte Grande.

Lugar: Museo Chileno de Arte Precolombino (Bandera 361, esquina Compañía).

Fecha: Del 6 de julio al 25 de agosto de 2017.

Horarios: De martes a domingo de 10 a 18 horas.

Entrada:
General $4.500.
Estudiantes $2.000.
Vecinos de Santiago $2.000.
Menores de 10 años entrada liberada.
Visitas pedagógicas (profesor con curso de enseñanza básica o media), entrada liberada.

Entrada Liberada domingo 6 de agosto

Participa de los Talleres de invierno de textil y cerámica para niños

taller_not

Se vienen las  vacaciones de invierno y si tienes hijos entre 6 y 13 años estos talleres te vendrá muy bien. Te invitamos a conocer y participar del programa de  actividades que ha organizado el área de Educación.

El objetivo es acercar los contenidos que expone la institución a diversos públicos, crear instancias de formación integrales y vincular nuestro pasado precolombino con experiencias actuales a través de la creación de piezas textiles y cerámica.


Taller Conociendo la fauna Precolombina: cerámica para niños

En la cerámica precolombina, encontramos una gran cantidad de representaciones de animales, como zorros, patos, lagartijas, aguiluchos y peces. Esto nos habla de la cosmovisión de los pueblos antiguos y de la estrecha relación que tenían con los animales.

Los niños visitarán la exposición permanente para “buscar” los animales en la cerámica y luego modelarán y pintarán los animales escogidos. Los trabajos se quedarán en el museo para poder quemarlos y podrán ser retirados en un par de semanas.

Taller realizado por María Jesús Tardones Villanueva, Ceramista y Restauradora.

Dirigido a niños de 6 y 12 años, con interés por las manualidades, la historia y conocer las culturas precolombinas mediante los animales representados en la cerámica.

Cupos: 10 personas (máximo).
Duración: 1 sesión, 2 horas y media totales.
Fechas y horarios: sábado 15 de julio de 10:30 a 13:00
Valor: 25.000
Incluye: materiales y certificado de participación.
Consultas: Carla Díaz al correo [email protected]
Asegura tu cupo: Inscríbete al Taller “Conociendo la fauna Precolombina: cerámica para niños”

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ  


Taller familiar Crea tu muñeca Chancay

La cultura Chancay se desarrolló en la costa central del Perú después del siglo X, con su centro en los valles Chancay y Chillón, pero ocupando también el valle del Rimac y la zonas de Lurín. Esta cultura es especialmente conocida por su cerámica, manufacturas en madera y tejidos. En textiles destacan por el uso de diversas técnicas, colores y temáticas. Trabajan lana de llamas, algodón y plumas, para hacer diversas prendas, bolsas y máscaras funerarias. Tal vez una de las expresiones textiles más conocidas y fascinantes de la cultura Chancay son sus representaciones en volumen conocidas como “muñecas”.

En Chancay se registra una asombrosa variedad de estos artefactos, donde se representan claramente diferencias de género,  edad y jerarquía. Todas estas figuras están detalladamente ataviadas y construidas íntegramente con técnicas textiles. Algunas representan escenas cotidianas, como una mujer enseñándole a tejer a una niña, otras más complejas han sido identificadas como “matrimonios” y otros rituales. Dentro de estas representaciones a pequeña escala también se encuentran animales, árboles cargados de frutos y aves, como una convocatoria a la abundancia. Las técnicas de tejido no sólo fueron utilizadas para elaborar las figuras, sino también los espacios arquitectónicos donde se desarrollaban las escenas representadas.

Las parejas niño-adulto trabajarán como equipo para fabricar su propia muñeca inspirada en las piezas observadas en el museo. Para que ésta sea una pieza única, destacaremos características personales y familiares, adornandola con herramientas, juguetes y ropa que representen a los participantes.Taller realizado por María Patricia Romero, experta en rescate de técnicas textiles tradicionales.

Dirigido a niños entre 6 y 13 años acompañados de un adulto, con o sin conocimiento previo en técnicas textiles.

Cupos: 12 parejas niño-adulto
Duración: 2 sesiones, 6 horas totales
Fechas y horarios: sábados 15 de julio de 14:00 a 17:30 y sábado 22 de julio de 15:00 a 17:30.
Valor: 42.000
Incluye: materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Carla Díaz al correo [email protected]
Asegura tu cupo: Inscríbete al Taller familiar Crea tu muñeca Chancay

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ

Entre Cielo y Tierra

Video-instalación de ocho celebraciones del norte y centro de Chile, que se proyectarán en dos grandes pantallas. El público será testigo, a partir de la observación y contemplación, de la inmensa sabiduría que se despliega en estas tradiciones. Del 15 de junio al 2 de julio.

Concierto La Chimuchina

chimu_220x220

El sábado 1 de julio a las 19 horas se realizará el concierto de lanzamiento del disco Mapocho de La Chimuchina. El grupo tocará instrumentos precolombinos y etnográficos de América. Entrada liberada y sin inscripción previa.

Video-instalación exhibe la riqueza de las festividades religiosas

700x220

El Museo Chileno de Arte Precolombino invita a conocer Entre Cielo y Tierra.  Zona norte y centro de Chile, video-instalación de Ana Edwards y Josefina Cabezón, con la curatoría del etnomusicólogo y encargado del Área Patrimonio Inmaterial del Museo, Claudio Mercado.

Entre Cielo y Tierra.  Zona Norte y Centro de Chile es una propuesta que dará a conocer y aportará al resguardo del legado festivo como patrimonio inmaterial, el cual alberga la memoria y herencia cultural de lo que hoy conforma el territorio chileno.

El 15 de junio se inaugurará la exposición en la Sala Furman y estará abierta a todo público hasta el 2 de julio, de martes a viernes entre las 10 y las 18 horas en el Museo Chileno de Arte Precolombino (Bandera 361, esquina Compañía. Metro Plaza de Armas).

La muestra audiovisual es un registro de ocho celebraciones que se proyectarán en dos grandes pantallas y cuya duración total es de 50 minutos. Allí, el público podrá ser testigo, a partir de la observación y contemplación, de la inmensa sabiduría que se despliega en estas tradiciones, y de la enorme riqueza de la diversidad cultural y espiritual que existe en la zona norte y centro de Chile. Todos estos aspectos convierten a esta muestra en una gran oportunidad para adentrarse en el universo personal de la religiosidad y la devoción.

Para Carlos Aldunate, director de la institución, “las ‘fiestas’ tradicionales de Chile, tienen un hondo arraigo en nuestras raíces indígenas y su función va mucho más allá de lo que comúnmente llamamos festivo. A través de ellas se conectan las comunidades, se reavivan los lazos familiares y de amistad y siempre tienen algo que relaciona a la gente con lo trascendente. Por ello damos la bienvenida a este exhibición que nos conecta con nuestras tradiciones”, explica.

La muestra es un ejercicio de varios años de documentación, que incluye algunas festividades como la Cruz de Mayo en Livilcar, Arica; la celebración del 1 y 2 de noviembre en San Pedro de Atacama, Antofagasta, en donde el mundo de los vivos honra a sus antepasados; y la Fiesta de la Cruz de Mayo en Los Chacayes, en la región de Valparaíso, donde se observa el canto, danza y música de los Bailes Chinos.

Para Ana Edwards una de las creadoras de la muestra, “en las festividades se encuentra un amplio patrimonio que va desde lo intangible como lo son las creencias religiosas, dinámicas de encuentro y diferentes formas de pensar el mundo, a aspectos materiales como son los instrumentos, vestuarios, adornos, etc. Actualmente hay muchas y diversas manifestaciones de culturas antiguas del país y un dispositivo para evidenciar esto son las festividades. Estas culturas, tradiciones y saberes están vivos, y es en la profundidad y diversidad cultural donde se encuentra la verdadera riqueza”, afirma.

En esa línea, Claudio Mercado indica que, “el valor de los videos documentados es que están hechos desde el respeto. Este elemento visto desde la antropología y del Museo, me parece que es muy rescatable. Las personas podrán observar estas distintas expresiones rituales que conviven en la Zona Norte y Centro, bajo una mirada contemporánea de momentos que tienen sus raíces en el pasado”.

El proyecto Entre Cielo y Tierra. Zona Norte y Centro de Chile cuenta con el apoyo de Epson.

Ficha:
ENTRE CIELO Y TIERRA
Zona Norte y Centro de Chile
Dirección: Ana Edwards
Producción: Ana Edwards y Josefina Cabezón
Curador: Claudio Mercado.
Montaje: Roy Macdonald.
Gestión y producción: Josefina Cabezón y Ana Edwards.

Coordenadas:
Muestra Temporal: Entre Cielo y Tierra. Zona Norte y Centro de Chile.
Lugar: Museo Chileno de Arte Precolombino (Bandera 361, esquina Compañía).
Fecha: Del 15 de junio al 2 de julio de 2017.
Horarios: De martes a domingo de 10 a 18 horas.
Entrada:
General $4.500.
Estudiantes $2.000.
Vecinos de Santiago $2.000.
Menores de 10 años entrada liberada.
Visitas pedagógicas (profesor con curso de enseñanza básica o media), entrada liberada.
Entrada liberada: Domingo 2 de julio.

Talleres de tejido andino y mesoamericano

huipil_not

Te invitamos a participar en las actividades que ha organizado el área de Educación para el mes de junio.

El objetivo es acercar los contenidos que expone la institución a diversos públicos, crear instancias de formación integrales y vincular nuestro pasado precolombino con experiencias actuales a través de la creación de piezas textiles como huipiles, vestuario femenino en Mesoamérica y la cordonería, trenzado y torciones en Los Andes.


Taller de cordones y trenzas andinas  ¡Cupos agotados! 

Las tecnologías textiles de los pueblos originarios de los Andes son de un gran valor no solo por su excelente manufactura, sino también por ser el textil un soporte comunicacional en el cual se narra su historia, costumbres y religión, entre otros.

Debido a las distintas necesidades que presentaba el entorno, los pueblos andinos buscaron soluciones como las trenzas, cordones y torsiones para ser aplicadas en indumentarias o en terminaciones de vestimentas pertenecientes a las culturas de los Andes. En ellas el color, las texturas y la gran variedad de diseños juegan un papel fundamental en la creación textil precolombina.

Taller realizado por Susan Herz, Historiadora del Arte, experta en técnicas textiles.

Dirigido a todo público mayor de 15 años, con interés en aprender y desarrollar el trabajo textil de la cordonería de los pueblos andinos, con o sin conocimientos previos.

Cupos: 10 personas (máximo).
Duración: 2 sesiones.
Fechas y horarios: sábado 17 de junio de 14:00 a 18:00 horas y sábado 24 de junio de 14:00 a 17:00 horas.
Valor: $42.000.
Incluye: materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Carla Díaz al correo [email protected]

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ  

INSCRÍBETE EN EL TALLER DE CORDONES Y TRENZAS ANDINAS AQUÍ


Taller de bordado Huipil mesoamericano ¡Cupos agotados! 

Las blusas o vestidos adornados mayas (huipiles) son una parte fundamental del patrimonio textil latinoamericano donde se ven fuertes raíces precolombinas, pero también se distingue la influencia Europea y la inclusión de nuevas técnicas. Cada pueblo posee su huipil y se siguen fabricando con mucha dedicación, lo que resulta un objeto de identidad y resistencia cultural.

Taller realizado por María Patricia Romero, experta en rescate de técnicas textiles tradicionales.

Dirigido a todo público mayor de 15 años, con interés en textiles, con o sin conocimientos previos en bordado.

Cupos: 10 personas (máximo)
Duración: 2 sesiones
Fechas y horarios: Sábado 17 de junio de 10:00 a 14:00 horas y sábado 24 de junio de 10:00 a 13:00 horas.
Valor: 50.000.
Incluye: materiales, inscripción a la biblioteca del Museo por un año y certificado de participación.
Consultas: Carla Díaz al correo [email protected]

DESCARGA EL PROGRAMA DEL TALLER AQUÍ

INSCRÍBETE EN EL TALLER DE BORDADO HUIPIL AQUÍ

Celebra el Día del Patrimonio en el Precolombino

patrimo_not

Los esperamos este domingo 28 para celebrar juntos el Día del Patrimonio, organizado por el Consejo de Monumentos Nacionales.

Tendremos entrada liberada durante toda la jornada con una variada programación:
Visitas guiadas de 10 a 17.30 horas por las exposiciones permanentes América Precolombina en el Arte y Chile antes de Chile, además de las exposiciones temporales Caída libre y El arte de ser Diaguita (último día en exhibición).
Cuentacuentos precolombinos junto a una actividad para niñas y niños en las que podrán crear sus propios personajes.
¡Manos a la pieza! A través de sus sentidos podrán descubrir detalles y sorprendente información sobre la colección de nuestro Museo (de 11 a 16 horas).
Sala ZIM Precolombino Dirigida a toda la familia para acercar la cultura de manera entretenida, despertando el interés por el juego y la curiosidad por el descubrir nuestra cultura.

Los invitamos a ser parte del #CircuitoCentroHistórico junto al Museo Histórico Nacional y el Palacio de Tribunales de Justicia, recorriendo estos recintos de gran valor patrimonial.

Curso con La Chimuchina: Introducción a la música indígena de América

curso-chimuchina_not

Te invitamos a tomar el curso Introducción a la música indígena de América: estéticas andinas, proyecto que acerca los conceptos básicos de la música Andina y su estética. Podrás conocer diferentes evidencias de la arqueología y de la etnografía que dan cuenta de la tradición musical que caracteriza a nuestra área sur-andina.

Indagaremos las diferencias de la música andina y la occidental, destacando el rol de la música y la colectividad en la festividad andina. Se profundizará en la tradiciones como la de los bailes chinos, el siku, la relación de la música y el entorno, la música como vehículo para el acceso a estados alterados de conciencia, el canto en décimas y la adaptación de tecnologías sonoras europeas a las estéticas tradicionales andinas.

El taller es teórico- practico, entregándose herramientas para quienes están interesados en el conocimiento académico de estos temas, así como también para aquellos interesados en experimental las posibilidades de la música desde esta perspectiva. El taller será dictado por La Chimuchina, agrupación que investiga tradiciones musicales etnográficas y tecnologías sonoras arqueológicas para realizar una propuesta de música contemporánea. Las clases teóricas serán dictadas por los fundadores José Pérez de Arce y Claudio Mercado y la parte experimental será acompañada por el resto de sus integrantes Christian Pino, Rodolfo Medina y Francisca Gili.

El curso, además, incluye la experiencia de hacer música colectivamente. Alumnos y profesores harán música con instrumentos etnográficos y réplicas arqueológicas de la agrupación. Se enseñará a leer una partitura de La Chimuchina, que será interpretada como parte del concierto Mapocho, en el Museo Chileno de Arte Precolombino el 1 julio del 2017 a las 19 horas.

El curso Introducción a la música indígena de América: estéticas andinas, es posible gracias al Fondo Nacional de la Música, el que otorga 25 becas.

Se recibirán postulaciones hasta el 20 de mayo.
Los seleccionados serán anunciados el 25 de mayo a través de correo.

PUEDES VER A LOS SELECCIONADOS DEL CURSO AQUÍ

PUEDES VER EL PROGRAMA DEL CURSO AQUÍ

POSTULA AL CURSO CON LA CHIMUCHINA AQUÍ

Fechas:
Jueves 1 de junio 17:00-20:00
Jueves 8 de junio 18:30- 21:30
Jueves 15 de junio 18:30- 21:30
Jueves 20 de junio 18:30-21:30
Jueves 29 de junio 18:30- 21:30

Lugar:
Sala Taira, Museo Chileno de Arte Precolombino.

Si quieres saber más de La Chimuchina, lo puedes ver aquí.